miércoles, 27 de enero de 2016

Trabajo, sin V de violencia. (Primera Nota)


--> Quizás sea cierto que no se puede establecer la integración por ley, pero sí se puede prohibir la segregación. Quizás sea cierto que no se puede legislar la moral, pero sí se puede regular el comportamiento. Quizás sea cierto que no se puede cambiar con leyes la actitud del alma, pero sí se puede frenar al desalmado. Quizás sea cierto que la ley no puede obligar a alguien a quererme, pero puede impedir que me linche. Y creo que eso también es bastante importante. Reverendo Martin Luther King, 1964.-


 
La violencia laboral atenta contra los derechos humanos, el trabajo digno, la salud y la seguridad de las personas que trabajan, es una forma de abuso de poder que se presenta en forma sistemática y tiene por finalidad excluir o someter al otro. El Ministerio de Trabajo de la Nación (Res. 05/07), establece que violencia laboral es toda acción, omisión o comportamiento, destinado a provocar, directa o indirectamente daño físico, psicológico o moral a un trabajador o trabajadora, sea como amenaza o acción consumada. Puede provenir tanto de niveles jerárquicos superiores, del mismo rango o inferiores. Esto se manifiesta en casi una decena de artículos de la ley de contrato de trabajo N° 20.744, la ley contra actos discriminatorios N°23.592, de protección integral de las mujeres N°26.485, una larga lista de convenios colectivos de trabajo, leyes provinciales, convenios inter-jurisdiccionales, disposiciones constitucionales del Derecho del Trabajo, Ambiental y de Amparo, como así también los Tratados Internacionales, desde la Declaración Universal de los DD HH de 1948, el Pacto de San José de Costa Rica de 1969, los Convenios de la OIT, hasta la Convención de Belem do Pará, un extenso e imbricado marco legal y conceptual que permite avanzar en la opción de la no-violencia y el trabajo digno, al asumir como condición para la paz, la necesidad de la justicia.
La violencia laboral identifica tres formas que pueden presentarse solas o conjuntas. Van desde la Agresión Física, entendida como toda conducta que directa o indirectamente esté dirigida a ocasionar un daño físico sobre el trabajador o trabajadora. Una segunda forma es el Acoso Sexual, definido como toda conducta o comentario reiterado con connotación sexual, no consentidos por quién los recibe, basados en el poder, que perjudican el cumplimiento o desempeño laboral. Y una tercera forma es el Acoso Moral o Sicológico, situación en la que una persona o grupo de personas ejercen un maltrato modal o verbal, alterno, continuado, recurrente y sostenido en el tiempo sobre un/a trabajador/a, buscando desestabilizarlo, aislarlo, destruir su reputación, deteriorar su autoestima, disminuir su capacidad laboral y así poder degradarlo y eliminarlo progresivamente del lugar que ocupa. 
Sus consecuencias son el estrés, la tensión nerviosa, ansiedad, problemas familiares, depresión, baja autoestima, insomnio, fobias. Se agregan otras de carácter personal en el trabajador, como jaquecas, problemas digestivos, fibromialgia, aislamiento, culpabilidad, menor rendimiento, aumento de accidentes, suicidio, temor o pérdida del empleo. En paralelo la organización o institución registra disminución de productividad, desaprovechamiento de capacidades, desprestigio social, pérdidas económicas y consolidación de la discriminación. 
Así la violencia laboral genera la aparición en sociedad de conceptos erróneos que van desde el descreimiento en las instituciones y la idea de que el trabajo es un castigo, hasta afirmar que los derechos humanos sólo son meras declaraciones, para concluir en ratificar la ley del más fuerte ante la efectividad de las prácticas abusivas. Tal es la gravedad de esta errada forma de resolución de conflictos, porque su traslado a los hogares y relaciones sociales produce esa sensación de anomia generalizada que hace más permisiva la violencia.
Es importante aclarar que los conflictos laborales no son violencia laboral, los reclamos gremiales, relativos a las condiciones de trabajo, salariales o las exigencias organizacionales; como cambio de puesto, sector u horario, períodos de mayor exigencia para los trabajadores; no serán violencia mientras se guarde el debido respeto a la dignidad del trabajador y a sus derechos, excluyendo toda forma de abuso y siempre que sean de acuerdo al contrato de trabajo. 
La violencia laboral se previene al incorporar el tema en los convenios colectivos de trabajo, difundir en los trabajadores con carteleras, afiches, charlas, cine debate, formación o capacitación específica en distintos niveles de la organización. Es prioritario informarse para tener conceptos claros sobre la violencia laboral y que hacer frente a ella. La No-Violencia no es una opción, es la verdadera opción que tenemos como sociedad para salir adelante, por eso vuelvo al Reverendo King: ///Y en esta generación, tal vez tengamos que lamentar no sólo las palabras mordaces y las acciones violentas de la gente mala, sino también el terrible silencio e indiferencia de la gente buena, que ha quedado sentada diciendo: "El tiempo lo resolverá". Y en algún punto, es necesario reconocer que el progreso humano nunca llega rodando por los carriles de la inevitabilidad. Llega a través del esfuerzo incansable y el trabajo persistente de individuos dedicados que tienen la voluntad de colaborar con el trabajo de Dios. Y sin ese trabajo, el tiempo funciona como aliado de las fuerzas primitivas del estancamiento social. De modo que debemos ayudar al tiempo y darnos cuenta de que siempre es el momento adecuado para hacer lo correcto. ///

"Hoy nos encontramos en una nueva fase de la humanidad. Todos estamos regresando a nuestra casa común, la Tierra: los pueblos, las sociedades, las culturas y las religiones. Intercambiando experiencias y valores, todos nos enriquecemos y nos completamos mutuamente. (…)

(...) Vamos a reír, a llorar y a aprender. Aprender especialmente cómo casar Cielo y Tierra, es decir, cómo combinar lo cotidiano con lo sorprendente, la inmanencia opaca de los días con la trascendencia radiante del espíritu, la vida en plena libertad con la muerte simbolizada como un unirse a los antepasados, la felicidad discreta de este mundo con la gran promesa de la eternidad. Y al final habremos descubierto mil razones para vivir más y mejor, todos juntos, como una gran familia, en la misma Aldea Común, bella y generosa, el planeta Tierra."

Leonardo Boff, Casamento entre o céu e a terra. Salamandra, Rio de Janeiro, 2001.pg09

Hacia un Socialismo Nuevo La Utopía continúa

¿Qué cambios hemos experimentado en función de las lecciones que nos ha dado la historia? ¿Qué actitudes, qué acciones son de esperar hoy de una militancia socialista? Nadie nace socialista, el socialista se hace. Personalmente y comunitariamente. Hay valores referenciales, eso sí, que son columnas maestras del socialismo nuevo: la dignidad humana, la igualdad social, la libertad, la corresponsabilidad, la participación, la garantía de alimento, salud, educación, vivienda, trabajo, la ecología integral, la propiedad relativizada porque sobre ella pesa una hipoteca social.

La Utopía continúa, a pesar de todos los pesares. Escandalosamente desactualizada en esta hora de pragmatismo, de productividad a toda costa, de postmodernidad escarmentada. La Utopía de que hablamos la compartimos con millones de personas que nos han precedido, dando incluso la sangre, y con millones que hoy viven y luchan y marchan y cantan. Esta Utopía está en construcción; somos obreros de la Utopía. La proclamamos y la hacemos; es don de Dios y conquista nuestra. Con esta «agenda utópica» en la mano y en el corazón, queremos «dar razón de nuestra esperanza»; anunciamos e intentamos vivir, con humildad y con pasión, una esperanza coherente, creativa, subversivamente transformadora.

Pedro CASALDÁLIGA

Para probar si sos human@


UTOPÍAS


Cómo voy a creer / dijo el fulano
que el mundo se quedó sin utopías

cómo voy a creer
que la esperanza es un olvido
o que el placer una tristeza

cómo voy a creer / dijo el fulano
que el universo es una ruina
aunque lo sea
o que la muerte es el silencio
aunque lo sea

cómo voy a creer
que el horizonte es la frontera
que el mar es nadie
que la noche es nada

cómo voy a creer / dijo el fulano
que tu cuerpo / mengana
no es algo más de lo que palpo
o que tu amor
ese remoto amor que me destinas
no es el desnudo de tus ojos
la parsimonia de tus manos
cómo voy a creer / mengana austral
que sos tan sólo lo que miro
acaricio o penetro

cómo voy a creer / dijo el fulano
que la útopia ya no existe
si vos / mengana dulce
osada / eterna
si vos / sos mi utopía


___________________________________________
Escrito por "Mario Benedetti"
Tomado de "Praxis del fulano" del libro "Las soledades de babel"

Verdaderos Liderazgos

Verdaderos Liderazgos