lunes, 30 de noviembre de 2009

Clamor de la Patagonia

Ocho obispos argentinos y dos chilenos elevaron un documento conjunto a la ONU para exigir la protección de los recursos naturales.

Los obispos de la Patagonia, de ambos lados de la frontera argentino-chilena, emitieron un documento conjunto dirigido al secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, en el que denuncian la “grave crisis” que se vive en todo el planeta respecto del uso irresponsable de los recursos acuíferos, se reclama un “plan mundial del agua”; se solicita que “las cuencas hidrográficas, los glaciares y las aguas subterráneas” sean declarados “bienes comunes” de la humanidad y, en consecuencia, se generen los mecanismos necesarios para su protección.

La declaración se titula “Clamor de la Patagonia” y está producida en forma de carta al secretario general de Naciones Unidas, solicitando que el tema del agua sea incluido en la agenda de la cumbre del máximo organismo internacional que se realizará en Copenhague del 7 al 18 de diciembre próximo.

Al mismo tiempo los obispos católicos piden que las consideraciones sobre el agua tengan también “una importancia relevante en los tratados post-Kyoto (2012)”.

Los diez obispos hacen el llamado “conscientes de la enorme responsabilidad de las decisiones de las autoridades políticas (...) en relación con la paz social, el desarrollo de los pueblos, el presente y el futuro de la historia, el cambio climático, la energía, el medio ambiente y en especial del agua” y “agradecidos y gozosos de vivir en la Patagonia”, si bien “sensiblemente preocupados por las amenazas” que sufre esa región por “los proyectos mineros, hidroeléctricos, acuícolas, forestales y hasta de desechos nucleares, que herirían grave e irreversiblemente la naturaleza y la vida humana”.

En sus consideraciones, las autoridades eclesiásticas señalan que el agua dulce es “un elemento vital y fuente de vida que no puede sustituirse” y “un don de Dios, como toda vida y fuente de vida (tierra, aire, agua, luz)”.

En la carta a Ban Ki-moon, los obispos afirman que el agua dulce es un derecho humano, patrimonio común de la humanidad, que por tanto “no puede ser privatizada” y menos aún mercantilizada, “porque es un elemento vital no sólo para la vida, sino también para las culturas, las religiones, la economía y la política”. Por todo lo anterior, agregan, “debe ser motivo de solidaridad, justicia y equidad entre los pueblos”.

Los firmantes denuncian que las reservas de agua dulce “sufren una grave crisis en todo el planeta, limitando la producción de elementos, aumentando enfermedades y la atroz muerte de miles de niños, provocando una creciente pobreza por mal uso, contaminación, falta de agua potable, mercantilización (frecuentemente de monopolios), uso exagerado en sectores consumistas”.

Advierten también que el agua es “fuente ya de importantes conflictos en muchos países y entre países en todo el planeta, poniendo en serio riesgo la paz social” y es “motivo de responsabilidad humana, ética, moral y política de los líderes mundiales para la actual y para las futuras generaciones”.

A la hora de las propuestas solicitan que “se viabilice en tiempos relativamente breves un plan mundial del agua” y que “se promuevan en todos los países la gestión del agua con participación del sector público, del sector privado y de las comunidades y organismos locales”, subrayando que deben considerarse a las cuencas hidrográficas, los glaciares y las aguas subterráneas como “bienes comunes”.

Al mismo tiempo se pide que “la ONU coopere en impulsar y promover una más incisiva cultura de la vida y de la austeridad con los bienes, sobre todo donde la cultura consumista es más depredadora”.

Los obispos de la zona más austral del continente americano se comprometen ellos mismos a colaborar en la toma de conciencia “para que el agua no llegue a ser el símbolo y el medio de nuevas colonizaciones y esclavitudes del siglo XXI”.

En su carta dicen que “estos clamores y propuestas las confiamos a su consideración para que cada cual asuma las responsabilidades que le corresponden, frente al juicio de la vida y de la historia”. Firman los obispos chilenos Luis Infanti de la Mora (Aysén) y Bernardo Bastres Florence (Punta Arenas), y los argentinos Marcelo Melani (Neuquén), Néstor Navarro (Alto Valle), José Pozzi (emérito del Alto Valle), Esteban Laxague (Viedma), Fernando Maletti (Bariloche), José Slaby (Esquel), Virginio Bressanelli (Comodoro) y Juan Carlos Romanín (Río Gallegos).

// -En el Pàgina 12 de hoy, parte de la nota de Washington Uranga.

miércoles, 25 de noviembre de 2009

Alumnos de la Universidad de Rosario también rechazan dinero de la minería

Diario Critica Digital-Hoy
NO QUIEREN FONDOS DE EMPRESA ACUSADA DE CONTAMINAR

Consejeros estudiantiles de la Universidad Nacional de Rosario plantearon que la institución rechace los 4 millones de pesos que, por ley, debe aportarle la empresa Bajo de la Alumbrera.

“La educación no puede financiarse con empresas que explotan los bienes comunes de la sociedad”, argumentan.

Estudiantes de la Universidad Nacional de Rosario le pidieron al rector Darío Maiorana que rechace los 4 millones de pesos que la empresa minera Bajo de la Alumbrera debe aportar por ley a esa institución.

Argumentaron que la Universidad no debe financiarse con plata de una empresa que contamina y cuyas autoridades están involucradas en una causa penal por lavado de dinero.

El planteo recayó este martes en la reunión del Consejo Superior de la UNR, según difundió el portal Rosario3.com.

Los estudiantes que integran el órgano colegiado de gobierno, procedentes de todas las facultades, solicitaron el rechazo de esos recursos que se acreditarían en los próximos días.

Se trata de un aporte que la ley obliga a las empresas mineras para la educación universitaria, detraído de sus ganancias.

Pero los consejeros estudiantiles antepusieron las múltiples denuncias que recaen sobre Bajo de la Alumbrera, acerca de la actividad contaminante que realiza en la precordillera de Catamarca, donde filtra los minerales que extrae de la montaña con productos químicos nocivos como el arsénico, y emplea una exorbitante cantidad de agua en una zona donde ese recurso es un bien más que escaso.
La explotación principal de la mina es el cobre (180.000 toneladas anuales) y oro (600.000 onzas troy).

Los estudiantes dejaron un escrito en la reunión celebrada en la sede de la UNR, en el centro rosarino, que sostiene que “el financiamiento de la educación no puede hacerse con empresas que realizan su explotación económica a costa de los bienes comunes de la sociedad”.

Ver nota completa en Critica Digital

lunes, 23 de noviembre de 2009

“No queremos más chamuyo/no queremos más traición/queremos un movimiento para la liberación” En Neuquén, la CTA comenzó su construción electoral


En el estadio Ruca Che de Neuquén, unas 5 mil personas escucharon las conclusiones de los debates desarrollados durante dos días por la Constituyente Social.

Durante tres días convocó a agrupaciones políticas, sindicales, sociales, culturales, religiosas y de derechos humanos que conforman la central obrera.

Ayer se leyeron las conclusiones de los cuatro ejes propuestos por la organización que giraron en torno a la construcción de asambleas distritales y asamblea nacional; campañas públicas para difundir la distribución de la riqueza o la democratización de los recursos naturales; estrategia institucional y el pensamiento y proyecto popular.

El acto lo abrió el referente histórico de la CTA, Víctor De Gennaro, nombrando a cada una de las provincias del país, lo que generó la algarabía y el aplauso de todos los asistentes como así también cuando mencionó a los representantes de los pueblos originarios. “El poder no está en los representantes sino en los representados. Este es el criterio de construcción diferente al que aspiramos”.


“Construir verdades colectivas”

Julio Fuentes, referente de la CTA y del UNE, enfatizó que la Constituyente Social es un ejemplo “del proceso de recuperar la política para ponerla otra vez en el pueblo, entre las organizaciones sociales, para que se vuelva a sentir que hacer política no es algo de lo que nos tenemos que avergonzar sino algo que tenemos que dignificar y para cambiar la realidad por el prójimo, por el vecino, por el compañero”.

“Nosotros tenemos que dar un combate contra nosotros mismos en cuanto a las verdades absolutas, para construir las verdades colectivas. Porque eso es poder construir unidad”, dijo luego de la lectura de las conclusiones de las comisiones.

Proceso irreversible
Luego de la lectura de las conclusiones, De Gennaro, convocó a Teresa Morales, del Movimiento al Socialismo (MAS) de Bolivia, quien destacó el nivel de reflexión político y técnico desarrollado durante los debates. Morales afirmó que el proceso de cambio se consolidó en América Latina, “ya es irreversible ha llegado la hora de los pobres, de los indígenas, de las mujeres, de los desocupados, de los excluidos”. “En cada país y en cada rincón del mundo, vamos construyendo la unidad latinoamericana. El sueño de unidad de Bolivar está presente aquí”, enfatizó Morales lo que generó que la multitud se aunara en el grito “No queremos más chamuyo/no queremos más traición/queremos un movimiento para la liberación”.

miércoles, 18 de noviembre de 2009

LA RIOJA: Nube tóxica mata animales y plantas en límite con San Juan



Pobladores de la localidad de Guandacol dicen que la situación es inédita. Le echan la culpa a la mina de oro de Gualcamayo, en San Juan. "A las cabras y vacunos nunca les había ocurrido eso", dijo un productor
Pobladores de la localidad riojana de Guandacol, en el oeste provincial casi en el límite con San Juan, denunciaron este martes que una nube tóxica cubre la región y provoca daños y muerte en animales y plantas.
Esa situación fue considerada "inédita" por los pobladores, quienes estimaron que el "manto de polvo" que se expandió en la región en los últimos meses puede estar vinculado con emprendimientos mineros de la provincia vecina.

Guandacol es un pueblo rural ubicado a unos 300 kilómetros de La Rioja capital y cercano a la mina de oro Gualcamayo, que se explota en San Juan. Los pobladores expresaron en declaraciones a radio FM Provincia de esta ciudad, reproducidas por la agencia DyN, su preocupación por esa situación.


Un productor rural que tiene una finca lindera con la mina de Gualcamayo comentó en la entrevista que "en 62 años que llevo criando animales nunca me pasó algo parecido, las plantas de nogales se están secando". "Hace dos semanas que vengo de allá (la finca) y las plantas estaban blancas de tierra. Las hojas se están achucharrando", remarcó.

El productor señaló que los nogales a los que aludía eran árboles de entre diez y veinte años, que se encuentran en plena etapa de producción. Asimismo, sostuvo que el "manto de polvo" que cubre la zona provocó "caída del pelo" en las vacas y el desprendimiento de "moco" a los caballos. "A las cabras y vacunos nunca les había ocurrido eso", dijo el hombre.

A modo de vocero de otros productores de la zona, relató que un ganadero amigo suyo le informó que se le murieron "más de 250 animales". Los pobladores de Guandacol aseguraron a la prensa local que esperaban una respuesta oficial sobre el contenido del polvo que observan sobre la ciudad y que se determine su grado de toxicidad.

En ese marco, señalaron que desde Guandacol "se ve el tierral inmenso" que se genera alrededor de la mina. El emprendimiento al que aludieron los pobladores de Guandacol comenzó a funcionar en septiembre, a través de la empresa Yamana Gold.

La compañía inauguró la explotación con un acto al que asistieron el ministro de Planificación Federal, Julio De Vido, y los gobernadores de San Juan y La Rioja, José Luis Gioja y Luis Beder Herrera. La gobernación sanjuanina informó entonces que "los recursos totales medidos, indicados e inferidos del proyecto son cerca de tres millones de onzas de oro y la vida útil de la mina, incluyendo construcción y cierre, está estimada en 13 años".

Según los datos oficiales, la producción inicial puede exceder las "120.000 onzas de oro para el 2009 y seguirá creciendo en 2010".
(NOA)

miércoles, 11 de noviembre de 2009

Muros

El Muro de Berlín era la noticia de cada día. De la mañana a la noche leíamos, veíamos, escuchábamos: el Muro de la Vergüenza, el Muro de la Infamia, la Cortina de Hierro... Por fin, ese muro, que merecía caer, cayó.

Pero otros muros han brotado, siguen brotando, en el mundo, y aunque son mucho más grandes que el de Berlín, de ellos se habla poco o nada.

Poco se habla del muro que Estados Unidos está alzando en la frontera mexicana, y poco se habla de las alambradas de Ceuta y Melilla.

Casi nada se habla del Muro de Cisjordania, que perpetúa la ocupación israelí de tierras palestinas y de aquí a poco será 15 veces más largo que el Muro de Berlín.

Y nada, nada de nada, se habla del Muro de Marruecos, que desde hace 20 años perpetúa la ocupación marroquí del Sáhara occidental. Este muro, minado de punta a punta y de punta a punta vigilado por miles de soldados, mide 60 veces más que el Muro de Berlín.

¿Por qué será que hay muros tan altisonantes y muros tan mudos? ¿Será por los muros de la incomunicación, que los grandes medios de comunicación construyen cada día?

En julio de 2004, la Corte Internacional de Justicia de La Haya sentenció que el Muro de Cisjordania violaba el derecho internacional y mandó que se demoliera. Hasta ahora, Israel no se ha enterado.

En octubre de 1975, la misma Corte había dictaminado: "No se establece la existencia de vínculo alguno de soberanía entre el Sahara Occidental y Marruecos".
Nos quedamos cortos si decimos que Marruecos fue sordo. Fue peor: al día siguiente de esta resolución desató la invasión, la llamada Marcha verde, y poco después se apoderó a sangre y fuego de esas vastas tierras ajenas y expulsó a la mayoría de la población.
Y ahí sigue. Mil y una resoluciones de las Naciones Unidas han confirmado el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui. ¿De qué han servido esas resoluciones?
Se iba a hacer un plesbiscito, para que la población decidiera su destino. Para asegurarse la victoria, el monarca de Marruecos llenó de marroquíes el territorio invadido. Pero al poco tiempo, ni siquiera los marroquíes fueron dignos de su confianza. Y el rey, que había dicho sí, dijo que quién sabe. Y después dijo no, y ahora su hijo, heredero del trono, también dice no. La negativa equivale a una confesión.
Negando el derecho de voto, Marruecos confiesa que ha robado un país. ¿Lo seguiremos aceptando, como si tal cosa? ¿Aceptando que en la democracia universal los súbditos sólo podemos ejercer el derecho de obediencia? ¿De qué han servido las mil y una resoluciones de las Naciones Unidas contra la ocupación israelí de los territorios palestinos? ¿Y las mil y una resoluciones contra el bloqueo de Cuba?
El viejo proverbio enseña: La hipocresía es el impuesto que el vicio paga a la virtud. El patriotismo es, hoy por hoy, un privilegio de las naciones dominantes. Cuando lo practican las naciones dominadas, el patriotismo se hace sospechoso de populismo o terrorismo, o simplemente no merece la menor atención.

Los patriotas saharauis, que desde hace 30 años luchan por recuperar su lugar en el mundo, han logrado el reconocimiento diplomático de 82 países. Entre ellos, mi país, el Uruguay, que recientemente se ha sumado a la gran mayoría de los países latinoamericanos y africanos. Pero Europa, no. Ningún país europeo ha reconocido a la República Saharaui. España, tampoco. Este es un grave caso de irresponsabilidad, o quizá de amnesia, o al menos de desamor.
Hasta hace 30 años el Sahara era colonia de España, y España tenía el deber legal y moral de amparar su independencia.
¿Qué dejó allí el dominio imperial? Al cabo de un siglo, ¿a cuántos universitarios formó? En total, tres: un médico, un abogado y un perito mercantil. Eso dejó.

Y dejó una traición. España sirvió en bandeja esa tierra y esas gentes para que fueran devoradas por el reino de Marruecos. Desde entonces, el Sahara es la última colonia del Africa. Le han usurpado la independencia. ¿Por qué será que los ojos se niegan a ver lo que rompe los ojos? ¿Será porque los saharauis han sido una moneda de cambio, ofrecida por empresas y países que compran a Marruecos lo que Marruecos vende aunque no sea suyo?

Hace un par de años, Javier Corcuera entrevistó, en un hospital de Bagdad, a una víctima de los bombardeos contra Irak. Una bomba le había destrozado un brazo. Y ella, que tenía ocho años de edad y había sufrido once operaciones, dijo: -Ojalá no tuviéramos petróleo. Quizás el pueblo del Sahara es culpable porque en sus largas costas reside el mayor tesoro pesquero del océano Atlántico y porque bajo las inmensidades de arena, que tan vacías parecen, yace la mayor reserva mundial de fosfatos y quizá también hay petróleo, gas y uranio.
En el Corán podría estar, aunque no esté, esta profecía: Las riquezas naturales serán la maldición de las gentes.

Los campamentos de refugiados, al sur de Argelia, están en el más desierto de los desiertos. Es una vastísima nada, rodeada de nada, donde sólo crecen las piedras. Y sin embargo, en esas arideces, y en las zonas liberadas, que no son mucho mejores, los saharauis han sido capaces de crear la sociedad más abierta, y la menos machista, de todo el mundo musulmán.

Este milagro de los saharauis, que son muy pobres y muy pocos, no sólo se explica por su porfiada voluntad de ser libres, que eso sí que sobra en esos lugares donde todo falta: también se explica, en gran medida, por la solidaridad internacional. Y la mayor parte de la ayuda proviene de los pueblos de España.

Su energía solidaria, memoria y fuente de dignidad, es mucho más poderosa que los vaivenes de los gobiernos y los mezquinos cálculos de las empresas. Digo solidaridad, no caridad. La caridad humilla.

No se equivoca el proverbio africano que dice: La mano que recibe está siempre debajo de la mano que da. Los saharauis esperan. Están condenados a pena de angustia perpetua y de perpetua nostalgia. Los campamentos de refugiados llevan los nombres de sus ciudades secuestradas, sus perdidos lugares de encuentro, sus querencias: El Aaiún, Smara...

Ellos se llaman hijos de las nubes, porque desde siempre persiguen la lluvia. Desde hace más de 30 años persiguen, también, la justicia, que en el mundo de nuestro tiempo parece más esquiva que el agua en el desierto.

Eduardo Galeano. La Jornada México.

lunes, 9 de noviembre de 2009

Osvaldo Bayer: Vivir la Construcción y la Caída del Muro de Berlín.


///...El ruido que hacían los camiones que pasaban esa madrugada por la Unter den Linden para levantar el Muro de Berlín me pareció la amenaza de algo que se venía abajo definitivamente.
Dieciocho años después, todo se vino abajo.

No con muros sino con las ideas, con el convencimiento de que el socialismo, es decir la administración de los bienes en un sentido igualitario, es lo único que puede terminar con la violencia en el mundo, ésa es la enseñanza final de la caída del Muro.
Ni la dictadura del proletariado, ni de ninguna otra clase, y menos los dictadores eternos.
Sí la movilización, el protagonismo de todos, no la personalidad sino el cambio de los que mandan para que no se crean imprescindibles y ordenen en vez de preguntar e indagar la opinión de las mayorías. ....///

-Impecable la nota de Bayer en el Página12, y este fragmento que expresa con toda su potencia política la visión de los errores del mesianismo de quienes se erigen en intérpretes de la voluntad popular.


///.... La caída del Muro no puede sino significar un nuevo comienzo, una nueva búsqueda, el no conformismo ante el ideal egoísta del consumismo de unos y el hambre de otros.
Fracasó una búsqueda, pero la caída del Muro no significa resignación sino tomar el pico y la pala para construir un mundo nuevo.
Aprender de la Historia. ...///


-Otra nota para leer.

domingo, 8 de noviembre de 2009

Levi Straus


-El suple Ñ de clarín, destaca:

El antropólogo francés Claude Lévi-Straus, uno de los intelectuales más relevantes del siglo XX, destacado antropólogo y padre del enfoque estructuralista de las ciencias sociales, falleció el sábado a los 100 años, informó hoy la editorial Plon.
-La nota de Marcelo Pisarro, me parece apropiada para rendir tributo a un tipo que vale la pena descubrir en su empeño investigador, fundamental en las ciencias sociales.

Se fue L-S. Lo siento". El mensaje de texto entraba y salía de los celulares. Se copiaban los links de los periódicos que anunciaban la noticia y se reenviaban por mail a los colegas, los amigos, los conocidos. Se contaba la novedad en los pasillos de las universidades, en los barcitos literarios, en el mostrador de las librerías. Parecía que hubiese fallecido el tío viejito de la familia, el tío al que todos los chicos querían porque regalaba golosinas y contaba historias enrevesadas de clanes tribales, criaturas fantásticas y viajes iniciáticos.

En cierta manera era así: había fallecido el tío viejito de la familia, el de las historias enrevesadas. Ayer se supo que en la noche del sábado, a semanas de cumplir los 101 años, murió el antropólogo francés Claude Lévi-Strauss, en París. Los cables de noticias señalaron que no trascendió la causa de la muerte. Tenía cien años. ¿Qué otra causa se necesita?

"Estamos en un mundo al que yo ya no pertenezco -dijo en una entrevista en 2005-. El que yo he conocido, el que he amado, tenía 1.500 millones de habitantes. El mundo actual tiene 6.000 millones de humanos. Ya no es el mío".

Esa pátina de melancolía había estado allí desde el principio. Se la leía con claridad en Tristes trópicos, su libro de 1955, el best seller, el que lo convirtió en una celebridad del mundillo intelectual, el que parecía construido en torno a una cita de Pascal: "Nada nos puede consolar, cuando lo pensamos detenidamente".

Tristes trópicos es el relato de un antropólogo que, a mediados de la década de 1930, deja su acomodada vida burguesa en los claustros franceses y pone rumbo hacia la selva amazónica en busca de "una sociedad humana reducida a su expresión básica"; en busca de una sociedad que se creía completa, cerrada y autosuficiente, y que descubre que no es nada de todo eso.

Lo que Lévi-Strauss encuentra, en cambio, es el producto del colonialismo, la transformación de los antiguos salvajes en aguas residuales del progreso industrial europeo. Encuentra pobreza, excremento, barro. "La mugre, nuestra mugre que hemos arrojado al rostro de la humanidad".

Esa melancolía nunca desapareció, aunque toda la obra de Lévi-Strauss (en libros esenciales como Las estructuras elementales del parentesco, El pensamiento salvaje, las dos partes de Antropología estructural, los cuatro tomos de las Mitológicas) haya colocado la tensión en el otro polo: el estructuralismo, la última gran empresa positivista de las ciencias humanas y sociales.

Propuso: el espíritu humano es el mismo en todos lados, se hable de indios amazónicos o burgueses europeos. Lo que prima es el intento de llevar orden al caos, de ordenar un universo desordenado. Hay un todo establecido, coherente. Un número limitado de estructuras que se repiten una y otra vez. Un sistema. Valiéndose de la matemática, la lingüística, la cibernética, las ciencias del signo, es posible reconstruir esas estructuras.

Los mitos, las leyendas, los dialectos, los bailes, los tatuajes, son accidentes, contingencias. Lo que subyace es esa estructura. Y concluyó: el estudio del pensamiento humano requiere de una ciencia formalista, taxonómica, universal, abstracta.

El estructuralismo fue el paradigma académico predominante durante buena parte del siglo XX, y también una moda cultural que en la posguerra desplazó a otras modas culturales (el existencialismo, por ejemplo).

Si el estructuralismo, como corriente de pensamiento, comenzó con el Curso de lingüística general, la obra póstuma de Ferdinand de Saussure publicada en 1916, fue con los trabajos de Lévi-Strauss que adquirió el status de "movimiento".

Positivista, formalista y antihumanista (en contra de ese humanismo iluminista que acababa en los hornos de Auschwitz), analizó cada fenómeno como un sistema complejo de partes interrelacionadas.

Sus hipótesis fueron adaptadas en disciplinas como antropología, lingüística, historia, neurología, filosofía, sociología, psicología, matemática, arquitectura, etc.

En las décadas de 1970 y 1980, sus premisas positivistas cedieron ante modelos más interpretativos y abiertos.

Más que desaparecer, el estructuralismo se disolvió en corrientes como el posestructuralismo, constructivismo, deconstructivismo, posmodernismo o diversas vertientes marxistas.

Quedarán para las biografías el listado de sus deudos (desde Noam Chomsky hasta Umberto Eco, incluyendo a Roland Barthes, Jacques Derrida, Jacques Lacan, Jean Piaget, Thomas Kuhn, Michel Foucault, Louis Althusser, Julia Kristeva y miles más), sus reconocimientos (obtuvo todos los honores que puede recibir una persona de su posición; hasta el Presidente de Francia fue a saludarlo por su cumpleaños número cien), las críticas que cosechó (muchísimas), su pasión por el arte y la música, su activa oposición al colonialismo y el racismo (Raza e historia, su texto de 1951, es básicamente la segunda carta de fundación de la Unesco).

"En disciplinas como la nuestra, el saber científico avanza a paso inseguro, bajo el látigo de la contención y la duda -escribió Claude Lévi-Strauss, el tío viejito de la familia-. Basta que se le reconozca el modesto mérito de haber dejado un problema difícil en estado menos malo que como se lo encontró".

Acaso los mensajes de texto, los cuchicheos en pasillos y en mesitas de bar, hayan sido una forma de reconocerle tan modesto mérito.




"Hoy nos encontramos en una nueva fase de la humanidad. Todos estamos regresando a nuestra casa común, la Tierra: los pueblos, las sociedades, las culturas y las religiones. Intercambiando experiencias y valores, todos nos enriquecemos y nos completamos mutuamente. (…)

(...) Vamos a reír, a llorar y a aprender. Aprender especialmente cómo casar Cielo y Tierra, es decir, cómo combinar lo cotidiano con lo sorprendente, la inmanencia opaca de los días con la trascendencia radiante del espíritu, la vida en plena libertad con la muerte simbolizada como un unirse a los antepasados, la felicidad discreta de este mundo con la gran promesa de la eternidad. Y al final habremos descubierto mil razones para vivir más y mejor, todos juntos, como una gran familia, en la misma Aldea Común, bella y generosa, el planeta Tierra."

Leonardo Boff, Casamento entre o céu e a terra. Salamandra, Rio de Janeiro, 2001.pg09

Hacia un Socialismo Nuevo La Utopía continúa

¿Qué cambios hemos experimentado en función de las lecciones que nos ha dado la historia? ¿Qué actitudes, qué acciones son de esperar hoy de una militancia socialista? Nadie nace socialista, el socialista se hace. Personalmente y comunitariamente. Hay valores referenciales, eso sí, que son columnas maestras del socialismo nuevo: la dignidad humana, la igualdad social, la libertad, la corresponsabilidad, la participación, la garantía de alimento, salud, educación, vivienda, trabajo, la ecología integral, la propiedad relativizada porque sobre ella pesa una hipoteca social.

La Utopía continúa, a pesar de todos los pesares. Escandalosamente desactualizada en esta hora de pragmatismo, de productividad a toda costa, de postmodernidad escarmentada. La Utopía de que hablamos la compartimos con millones de personas que nos han precedido, dando incluso la sangre, y con millones que hoy viven y luchan y marchan y cantan. Esta Utopía está en construcción; somos obreros de la Utopía. La proclamamos y la hacemos; es don de Dios y conquista nuestra. Con esta «agenda utópica» en la mano y en el corazón, queremos «dar razón de nuestra esperanza»; anunciamos e intentamos vivir, con humildad y con pasión, una esperanza coherente, creativa, subversivamente transformadora.

Pedro CASALDÁLIGA

Para probar si sos human@


UTOPÍAS


Cómo voy a creer / dijo el fulano
que el mundo se quedó sin utopías

cómo voy a creer
que la esperanza es un olvido
o que el placer una tristeza

cómo voy a creer / dijo el fulano
que el universo es una ruina
aunque lo sea
o que la muerte es el silencio
aunque lo sea

cómo voy a creer
que el horizonte es la frontera
que el mar es nadie
que la noche es nada

cómo voy a creer / dijo el fulano
que tu cuerpo / mengana
no es algo más de lo que palpo
o que tu amor
ese remoto amor que me destinas
no es el desnudo de tus ojos
la parsimonia de tus manos
cómo voy a creer / mengana austral
que sos tan sólo lo que miro
acaricio o penetro

cómo voy a creer / dijo el fulano
que la útopia ya no existe
si vos / mengana dulce
osada / eterna
si vos / sos mi utopía


___________________________________________
Escrito por "Mario Benedetti"
Tomado de "Praxis del fulano" del libro "Las soledades de babel"

Verdaderos Liderazgos

Verdaderos Liderazgos