martes, 20 de junio de 2006

Proyecto minero Pascua Lama y sus implicancias sobre el derecho al agua

Escuela de Derecho Universidad Diego Portales
--------------------------------------------------------------------------------

El proyecto minero Pascua Lama, que pretende desarrollarse en el valle del Huayco, tiene contemplado hacer uso de grandes cantidades de agua con el fin de llevar a cabo sus faenas extractivas. Esto a pesar de encontrarse en un valle semidesértico como el del Huasco, dónde los recursos hídricos son escasos.

El valle de Huayco se encuentra ubicado en la Provincia del Huasco, III Región, Chile, en la cabecera de los ríos del Estrecho y el Toro, en la zona fronteriza con Argentina, a unos 150 kilómetros en línea recta al sureste de la ciudad de Vallenar. El proyecto es ejecutado por la Compañía Minera Nevada Ltda. (CMN), filial indirecta de Barrick Gold Corporation, cuya casa matriz se encuentra en la ciudad de Toronto, Canadá. Este considera la explotación de yacimientos de minerales de oro, plata y cobre, y su beneficio para producir metal doré (oro-plata).

Las reservas mineras a explotar ascienden a 328 millones de toneladas, conteniendo 17,4 millones de onzas de oro, 656 millones de onzas de plata, y 250.000 toneladas de cobre. La producción de oro se proyecta en un rango de 675.000 a 700.000 onzas/año, alcanzando hasta 775.000 onzas/año durante los primeros diez años. A su vez, la producción de plata se proyecta en un rango de 24 a 25 millones de onzas/año, alcanzando 30 millones de onzas/año durante los primeros diez años. Por último, la producción de cobre se proyecta en un promedio de 4.800 toneladas/año.

La importante apropiación de los principales cursos de agua del valle por parte de la empresa minera, asociados a los impactos ya desatados y a los que en el futuro se puedan producir, como consecuencia de la casi inevitable contaminación que generan las actividades extractivas a esta escala, incidirán también en la vida y desarrollo de quienes habitan, ya desde tiempos remotos, el valle del Huasco. El que sigue es un estudio realizado por el Departamento Jurídico de la Universidad Diego Portales de Santiago de Chile.

Informe Clínica DESC – Escuela de Derecho Universidad Diego Portales (UDP)

Ver trabajo completo en: http://alainet.org/active/11739

El ojo electrónico de la divinidad monetaria

Frei Betto

--------------------------------------------------------------------------------

La Grecia antigua giraba en torno a ideas; el período medieval, de la fe; el moderno, en las posibilidades (que hoy sabemos exageradas) de la razón. Hoy el paradigma es el mercado. "Consumo, luego existo". Se vive para aumentar la ganancia.



El dinero se ha convertido en algo más que un símbolo del valor de la mercancía o mediador en las relaciones de trueque. Impregnado de fetiche, como observó Marx, es el nuevo ídolo venerado, solemnemente guardado en el sagrario del sistema bancario y a cuya honra son sacrificados valores como la ética, el respeto a las leyes y hasta las vidas humanas. Quien lo posee se siente introducido en el paraíso terrestre. Quien sufre para obtenerlo, se siente en el purgatorio. Y quien carece de él, en el infierno, marginado por la pobreza y condenado al papel de los que padecen bajo el peso sísifo de las deudas.

No es fácil para la familia, la escuela y la religión el inculcar en niños y jóvenes valores éticos en una sociedad que da culto al dinero y a quien lo ostenta. Las instituciones que lo administran -bancos y bolsas de valores- son catedrales estilizadas, cuyas capillas se desparraman por la ciudad mediante una red de agencias. No se ingresa en ellas si no es poseido por aquella compunción de penitente rumbo al santuario, con la esperanza de bendiciones y curaciones. La puerta es estrecha, como la de toda senda que lleva a la salvación y a la riqueza. Omnipresente, el ojo electrónico de la divinidad monetaria vigila cada uno de nuestros pasos y gestos. Una vez allá dentro hay que soportar la fila con la devoción de quien saldará sus deudas, compensado por el alivio de quien purga sus pecados, hace ofrendas a Mammón o espera el milagro de ser beneficiado con créditos y préstamos. Y el ritual exige, naturalmente, estar al día con el diezmo y las tasas de los bancos.

Los medios de comunicación exaltan a quien es favorecido por las bendiciones de la fortuna. Y excluye a la turba anónima condenada a la pobreza. Lo que trae el dinero no es sólo el poder mágico de amasar bienes, confort, seguridad y prestigio. Es, sobre todo, poder, la propiedad de imponer su voluntad a los demás. Gente como Bill Gates, que posee millones de dólares imposibles de ser usufructuados aunque volviera durante varias reencarnaciones, no amontonan semejante fortuna por mera avaricia, sino porque lo vuelven más poderoso.

La riqueza sustituye hoy a la sangre azul. Antes la nobleza ocupaba la punta de la pirámide social. Ser monarca era cuestión de destino dinástico: se nacía noble. Hoy es el dinero quien entroniza a la persona en el poder y, traspasado de generación en generación, asegura un linaje noble. Basta una oscilación de la Bolsa para derribar reyes y coronar plebeyos. Cualquier arribista sin carácter puede brillar en la sociedad desde el momento en que tiene dinero. "El dinero es el nervio de la vida en una Rapública y quienes aman el dinero constituyen las bases incluso de la República misma", decía ya Poggio Bracciolini en 14287 ("De la avaricia y del lujo").

Este paradigma del mercado, asociado a la apropiación privada de la riqueza, hace que se hable tanto de negocios.Se olvida que el vocablo tiene el sufijo 'ocio', como indicando no ser saludable el cuidar tanto los negocios sin reservar tiempo para la convivencia familiar, el descanso, el entretenimiento, las amistades y el perfeccionamiento de la vida espiritual.

Sabios ellos, nuestros abuelos consultaban la Biblia al comenzar el día. Sus hijos, el parte metereológico. Hoy se consultan los índices del mercado financiero. La salud personal parece depender más de las aplicaciones rentables que de la disposición física, mental y espiritual. Y la relación con el dinero delimita las relaciones sociales: quien lo tiene se rodea de sus iguales y se aparta de quien lo perdió o nunca lo tuvo. Quebrar implica perder prestigio y amistades. Estar endeudado es, ante los ojos de los demás, haber contraído una enfermedad contagiosa.

Como decía el profesor Milton Santos, no hay hay un futuro agraciado para una sociedad que cambia los bienes infinitos por los finitos. ¿Cómo enseñar en casa, a las nuevas generaciones, valores que no sean aquellos de los que alardean los operadores de los valores regidos por la Bolsa? (Traducción de J.L.Burguet)

- Frei Betto es escrfitor, autor, junto con Paulo Freire y Ricardo Kotsko, de "Esa escuela llamada vida", entre otros libros.

http://alainet.org/active/11888

La hipnosis inadvertida

Por Miguel Wiñazki
mwinazki@clarin.com

La famosa cuestión de los mensajes subliminales tiene algo de magia. Un aura magnética. Un foco fascinante que reside en pensar que lo que no vemos ni sentimos existe aún en su invisibilidad conciente, y nos domina.

La visión conspirativa de lo que Joan Ferrés denomina "Socialización mediante comunicaciones inadvertidas" supone que somos una masa derrotada, denominada audiencia, que responde a estímulos infrasensoriales de manera automática y abominable: sin libertad.

De ese modo se han elaborado estudios conocidos que analizan por ejemplo la posibilidad de que un mensaje que se emite con gran rapidez por las pantallas de un cine y de manera reiterada convence a los que han sido víctimas involuntarias del mismo de lo que tienen que hacer o consumir a partir de entonces. En general, toda persona está sujeta a innumerables estímulos y no es tan sencillo que uno de ellos se imponga sin fisuras por sobre todos los demás. Las pruebas realizadas a posteriori de esos ensayos indican que esas emisiones generan algún efecto, pero vago, y difícil de mensurar con unanimidad.

Existe una demonología de lo subliminal, que aborda una parte del fenómeno y que asocia unidimensionalmente a lo infrasensorial con las emanaciones de un poder o de diversos poderes que solo quieren manejar a los demás.

Hay algo de cierto sin embargo en esos mitos, y tiene que ver con los íconos que representan de manera condensada, con un trazo, o una imagen no figurativa los valores que presuntamente tiene un producto de determinada marca. Los íconos hipnotizan porque connotan y denotan mucho de manera "hipereconómica" en términos lexicales y discursivos.

Pero lo subliminal no es solo lo fantasmal e hipnótico en un sentido negativo. Es eso.

Pero no sólo es eso.

Lo subliminal también es lo formal según otro de sus efectos. Un diario, por ejemplo, es un diario por su contenido y también por su formato. Por su diseño. Por su logo, por su tipografía, por su tamaño: no es lo mismo un diario sábana que uno tabloide, aunque tengan exactamente los mismos artículos. Es curioso, pero apuntan incluso a públicos diferentes.

La forma es subliminal, pero no por eso es siempre la transmisión de virus socio-psíquicos que adormecen como el cloroformo. Los detalles sensoriales mínimos a veces sí son muy importantes.
Lo mínimo también existe.

La tipografía, para citar un ejemplo de algo que puede parecer secundario, es un detalle, pero un detalle central.

No es lo mismo una tipografía grande y negrísisma, pesada, que una ligera y fina. Lo formal es una manera de comunicar. Hay una política de las formas que es parte de la política editorial de un medio. Son procedimientos para convocar la atención, son artilugios legítimos de la edición, en el caso de los medios gráficos, que enriquecen el lenguaje a través de la configuración del tamaño y la silueta de los grafos, de las letras. La tipografía es caligrafía, y la caligrafía importa. No se leen del mismo modo textos iguales con tipografías diferentes. La caligrafía es artesanal y puede convertirse en tipografía que es un producto industrial y ahora también uno digital y posindustrial. Esa metamorfosis de la grafía es uno de los senderos más extraordinarios de las ciencias de la comunicación. Su efecto es subliminal, en tanto y cuanto el lector no se detiene a analizar lo tipográfico en sí, sino lo que esos "tipos" gráficos enuncian. Pero una buena tipografía es un servicio. Es una llamada de atención allí donde hay que llamarla porque la noticia es importante, y es una atenuación gráfica de esa convocatoria cuando la noticia no merece tanto aspaviento y merece letras menos rimbombantes.

La tipografía es en un punto subliminal y permite la manipulación y el sensacionalismo. Pero también amplía las posibilidades de edición. Y editar mejor es comunicar mejor, y eso forma parte de la esencia del esfuerzo periodístico.

sábado, 3 de junio de 2006

LOS PORTADORES DE SUEÑOS

de Gioconda Belli

En todas las profecías está escrita la destrucción del mundo.

Todas las profecías cuentan que el hombre creará su propia destrucción.

Pero los siglos y la vida que siempre se renueva engendraron también una generación de amadores y soñadores, hombres y mujeres que no soñaron con la destrucción del mundo, sino con la construcción del mundo de las mariposas y los ruiseñores.

Desde pequeños venían marcados por el amor. Detrás de su apariencia cotidiana guardaban la ternura y el sol de medianoche. Las madres los encontraban llorando por un pájaro muerto y más tarde también los encontraron a muchos muertos como pájaros.

Estos seres cohabitaron con mujeres traslúcidas y las dejaron preñadas de miel y de hijos verdecidos por un invierno de caricias. Así fue como proliferaron en el mundo los portadores sueños, atacados ferozmente por los portadores de profecías habladoras de catástrofes. Los llamaron ilusos, románticos, pensadores de utopías dijeron que sus palabras eran viejas y, en efecto, lo eran porque la memoria del paraíso es antigua en el corazón del hombre.

Los acumuladores de riquezas les temían, lanzaban sus ejércitos contra ellos, pero los portadores de sueños todas las noches hacían el amor y seguía brotando su semilla del vientre de ellas que no sólo portaban sueños sino que los multiplicaban y los hacían correr y hablar. De esta forma el mundo engendró de nuevo su vida como también había engendrado a los que inventaron la manera de apagar el sol.

Los portadores de sueños sobrevivieron a los climas gélidos pero en los climas cálidos casi parecían brotar por generación espontánea. Quizá las palmeras, los cielos azules, las lluvias torrenciales tuvieron algo que ver con esto. La verdad es que como laboriosas hormiguitas estos especímenes no dejaban de soñar y de construir hermosos mundos, mundos de hermanos, de hombres y mujeres que se llamaban compañeros, que se enseñaban unos a otros a leer, se consolaban en las muertes, se curaban y cuidaban entre ellos, se querían, se ayudaban en el arte de querer y en la defensa de la felicidad.

Eran felices en su mundo de azúcar y de viento de todas partes venían a impregnarse de su aliento de sus claras miradas hacia todas partes salían los que habían conocido portando sueños soñando con profecías nuevas que hablaban de tiempos de mariposas y ruiseñores y de que el mundo no tendría que terminar en la hecatombe. Por el contrario, los científicos diseñarían puentes, jardines, juguetes sorprendentes para hacer más gozosa la felicidad del hombre.

Son peligrosos - imprimían las grandes rotativas
Son peligrosos - decían los presidentes en sus discursos
Son peligrosos - murmuraban los artífices de la guerra.

Hay que destruirlos - imprimían las grandes rotativas
Hay que destruirlos - decían los presidentes en sus discursos
Hay que destruirlos - murmuraban los artífices de la guerra.

Los portadores de sueños conocían su poder, por eso no se extrañaban también sabían que la vida los había engendrado para protegerse de la muerte que anuncian las profecías y por eso defendían su vida aun con la muerte. Por eso cultivaban jardines de sueños y los exportaban con grandes lazos de colores.

Los profetas de la oscuridad se pasaban noches y días enteros vigilando los pasajes y los caminos buscando estos peligrosos cargamentos que nunca lograban atrapar porque el que no tiene ojos para soñar no ve los sueños ni de día, ni de noche.

Y en el mundo se ha desatado un gran tráfico de sueños que no pueden detener los traficantes de la muerte; por doquier hay paquetes con grandes lazos que sólo esta nueva raza de hombres puede ver la semilla de estos sueños no se puede detectar porque va envuelta en rojos corazones en amplios vestidos de maternidad donde piesecitos soñadores alborotan los vientres que los albergan.

Dicen que la tierra después de parirlos desencadenó un cielo de arco iris
y sopló de fecundidad las raíces de los árboles. Nosotros sólo sabemos que los hemos visto, sabemos que la vida los engendró para protegerse de la muerte que anuncian las profecías.

"Hoy nos encontramos en una nueva fase de la humanidad. Todos estamos regresando a nuestra casa común, la Tierra: los pueblos, las sociedades, las culturas y las religiones. Intercambiando experiencias y valores, todos nos enriquecemos y nos completamos mutuamente. (…)

(...) Vamos a reír, a llorar y a aprender. Aprender especialmente cómo casar Cielo y Tierra, es decir, cómo combinar lo cotidiano con lo sorprendente, la inmanencia opaca de los días con la trascendencia radiante del espíritu, la vida en plena libertad con la muerte simbolizada como un unirse a los antepasados, la felicidad discreta de este mundo con la gran promesa de la eternidad. Y al final habremos descubierto mil razones para vivir más y mejor, todos juntos, como una gran familia, en la misma Aldea Común, bella y generosa, el planeta Tierra."

Leonardo Boff, Casamento entre o céu e a terra. Salamandra, Rio de Janeiro, 2001.pg09

Hacia un Socialismo Nuevo La Utopía continúa

¿Qué cambios hemos experimentado en función de las lecciones que nos ha dado la historia? ¿Qué actitudes, qué acciones son de esperar hoy de una militancia socialista? Nadie nace socialista, el socialista se hace. Personalmente y comunitariamente. Hay valores referenciales, eso sí, que son columnas maestras del socialismo nuevo: la dignidad humana, la igualdad social, la libertad, la corresponsabilidad, la participación, la garantía de alimento, salud, educación, vivienda, trabajo, la ecología integral, la propiedad relativizada porque sobre ella pesa una hipoteca social.

La Utopía continúa, a pesar de todos los pesares. Escandalosamente desactualizada en esta hora de pragmatismo, de productividad a toda costa, de postmodernidad escarmentada. La Utopía de que hablamos la compartimos con millones de personas que nos han precedido, dando incluso la sangre, y con millones que hoy viven y luchan y marchan y cantan. Esta Utopía está en construcción; somos obreros de la Utopía. La proclamamos y la hacemos; es don de Dios y conquista nuestra. Con esta «agenda utópica» en la mano y en el corazón, queremos «dar razón de nuestra esperanza»; anunciamos e intentamos vivir, con humildad y con pasión, una esperanza coherente, creativa, subversivamente transformadora.

Pedro CASALDÁLIGA

Para probar si sos human@


UTOPÍAS


Cómo voy a creer / dijo el fulano
que el mundo se quedó sin utopías

cómo voy a creer
que la esperanza es un olvido
o que el placer una tristeza

cómo voy a creer / dijo el fulano
que el universo es una ruina
aunque lo sea
o que la muerte es el silencio
aunque lo sea

cómo voy a creer
que el horizonte es la frontera
que el mar es nadie
que la noche es nada

cómo voy a creer / dijo el fulano
que tu cuerpo / mengana
no es algo más de lo que palpo
o que tu amor
ese remoto amor que me destinas
no es el desnudo de tus ojos
la parsimonia de tus manos
cómo voy a creer / mengana austral
que sos tan sólo lo que miro
acaricio o penetro

cómo voy a creer / dijo el fulano
que la útopia ya no existe
si vos / mengana dulce
osada / eterna
si vos / sos mi utopía


___________________________________________
Escrito por "Mario Benedetti"
Tomado de "Praxis del fulano" del libro "Las soledades de babel"

Verdaderos Liderazgos

Verdaderos Liderazgos