jueves, 19 de febrero de 2009

PROFUNDIZANDO LA DEMOCRACIA

por Atilio A. Borón
La enmienda constitucional que el pueblo venezolano aprobó  el domingo 15  puso en evidencia la desesperación de los adversarios, de adentro y de afuera, de la Revolución Bolivariana. Son conscientes de que la consolidación del liderazgo de Chávez y la continuidad de su proyecto afianzarán el fiel de la balanza política regional en el espacio de la izquierda, y eso es una muy mala noticia para el imperio.

Si hay alguien que tiene capacidad para percibir los significados históricos de estas cosas es Fidel. Y en su Reflexión del 13 de febrero escribió que "nuestro futuro es inseparable de lo que ocurra el próximo domingo. El destino de los pueblos de 'Nuestra América' dependerá mucho de esa victoria y será un hecho que influirá en el resto del planeta". Es precisamente por eso que la voz de orden de la derecha imperial es desembarazarse de Chávez lo antes posible. Si se puede por la vía institucional, bien; si no, deberá recurrirse a los métodos tradicionales que la CIA conoce a la perfección. Recordemos que la legislación estadounidense faculta al presidente a ordenar el asesinato de un mandatario extranjero, o la tortura a prisioneros, en caso de que la seguridad nacional del país se vea amenazada por tan temibles sujetos.

Esta es la clave que permite entender la feroz agresividad en contra de la figura de Chávez y la campaña en contra de la enmienda constitucional. Y las innumerables provocaciones que continuamente lo acosan. La última, un par de días atrás, a cargo del eurodiputado por el Partido Popular, Luis Herrero, quien llegó a Caracas en calidad de "observador" del referéndum y al rato se inmiscuyó en la política interna venezolana al aconsejar a los electores que no se amedrentaran ante "un dictador" como Chávez. Herrero cometió una grosería que lo descalifica de su pretendido papel de "observador" y que lo desenmascara por completo: es un provocador profesional que pertenece al partido que agrupa a la derecha más cavernícola de España, a los herederos del franquismo y a los nostálgicos de los buenos tiempos de la Inquisición y la alianza de la cruz y la espada. Su exabrupto fue recibido por toda la "prensa seria" como una prueba más del carácter dictatorial de la Revolución Bolivariana, lo que demuestra por enésima vez su incurable mendacidad y su total falta de escrúpulos morales.

Una prensa que, por ejemplo, jamás dijo una palabra con relación al escandaloso proceso que llevó a la reelección de Alvaro Uribe en Colombia y que la Justicia de ese país demostró que fue posible mediante el soborno a dos diputados de la oposición que, con el paso del tiempo, confesaron su delito. El operador de todo este escándalo fue el ministro de Gobierno de Uribe, quien al conocerse la sentencia del Tribunal Supremo fue velozmente designado embajador en la Santa Sede, que al no ser divorciado lo recibió alborozada en su seno sin hacer pregunta alguna. Y en cuanto a la nueva propuesta de re-reelección de Uribe, los sedicentes defensores de la democracia que se rasgan las vestiduras ante un gobernante como Chávez, que en diez años convocó a quince elecciones generales, nada dicen que aquél logró que la Cámara de Diputados aprobara su proyecto de reelección en una sesión extraordinaria, convocada de extrema urgencia y en cuestión de horas por el oficialismo para las 12 de la noche y ante la casi total ausencia de la desprevenida oposición. Pero eso es democracia; lo de Chávez, que siguió todos los pasos que manda la legalidad vigente, es dictadura.

Los publicistas del Imperio y la plutocracia venezolana machacaron continuamente que la aprobación de la enmienda significaría que Chávez iría a gobernar indefinidamente. Fieles a su tradición, tergiversaron lo que estaba en discusión, procurando de ese modo engañar a la opinión pública. Ocultaron a sabiendas que la enmienda lo único que hace es habilitar la reelección de un presidente, un gobernador o un alcalde. Hay varios gobernadores y alcaldes que se oponen a Chávez y que podrán aprovecharse de esta reforma. De hecho, uno de esos gobernadores participó en el Comando del Sí, lo que ahorra mayores comentarios.

La existencia de una norma semejante rige en los principales países de Europa: es por eso que Helmut Kohl pudo ser canciller de Alemania durante dieciséis años y si no continuó en el poder fue debido a un escándalo financiero que lo desacreditó ante la opinión pública de su país. Felipe González fue presidente del gobierno de España durante catorce años y Margaret Thatcher, primera ministra del Reino Unido por once años.

Si no continuaron en sus cargos fue porque perdieron el consenso popular, no porque hubiera una cláusula de "no reelección" que lo impidiera. Hay varios casos similares en Europa. Francia, sin ir más lejos, autoriza una reelección presidencial para un mandato de siete años cada uno. Todos los últimos presidentes de Francia duraron catorce años en el poder.

En suma: la cláusula aprobada ayer (en Venezuela) es la contrapartida de otra, profundamente democrática también, que le otorga a la ciudadanía la capacidad para desalojar de su cargo a quien mal se desempeñe en el mismo. Esta cláusula revocatoria es un arma formidable que la Constitución Bolivariana puso en manos del pueblo; pero todavía no le ofrecía la necesaria contraparte: la capacidad para reelegir a quien había gobernado bien.

Se podía castigar a un mal gobierno, pero el pueblo era impotente para garantizar la continuación de uno bueno. Esa paradoja constitucional ha sido resuelta y ahora tiene esa capacidad, con lo cual la democracia bolivariana adquiere una densidad y una profundidad casi sin parangón en el concierto mundial. 

Atilio Borón es politólogo.
Fuente: Pagina 12, Buenos Aires

viernes, 13 de febrero de 2009

El nuevo mundo

Foro Social Mundial
 
Foto: Veintitrés

Foto: Veintitrés
05-02-2009 /  Un envíado especial de Veintitrés cuenta los detalles del encuentro en Belem.
Por Diego González
(Desde Belem do Pará, Brasil)

Una alemana y un noruego posan desnudos frente a una bandera que promueve el eco-porn con lisérgicos motivos propios del muy sesentista flower power. A sus espaldas, en un camping desordenado, eternamente embarrado por la rutinaria lluvia amazónica, duermen más de 15 mil jóvenes de todo el mundo. Cuelgan varias banderas partidarias acompañadas de sus respectivos paños militantes, repletos de libros de las más diversas tendencias; desde el marxismo ortodoxo, pasando por el autonomismo radical y el anarquismo libertario. Del otro lado de la ruta que atraviesa todo el predio de la Universidad Federal Rural de la Amazonía (UFRA) es todo exuberancia verde. Tanto, que sobre un alambre un cartel advierte en portugués e inglés: "Zona de riesgo, animales ponzoñosos".

Avanza una estridente movilización a favor de la legalización de la marihuana, desfilan indígenas de todo el continente, una muchacha con un megáfono convoca a una foto faraónica que escriba para los aviones "SOS AMAZONIAS", varios grupos ofrecen "abrazos gratis, libres de impuestos", no hay policías, sino bomberos. Todo esto, superpuesto, sucede en la novena edición del Foro Social Mundial, que entre el 27 de enero y el 1 de febrero reunió a más de 133 mil asistentes en Belem do Pará, en la puerta nororiental brasileña del Amazonas. Desde sus inicios en 2001, el foro convocó a todo el abanico altermundista, opositor visceral al por entonces pujante neoliberalismo. La consigna era tan clara como simple: "Otro mundo es posible".

De allí no salían plataformas políticas ni programas de acción concretos. Tanto, que hasta en su carta fundacional el FSM se define a sí mismo como un espacio "no deliberativo ni resolutivo". El objetivo era que, en un momento internacional de repliegue de las izquierdas, la "sociedad civil mundial" se expresara. El enemigo simbólico, el Foro Económico de Davos, que año tras año se desarrolla en el sofisticado centro de esquí suizo y que esta vez volvió a respaldar el libre comercio y se manifestó abiertamente en contra de una vuelta al "exceso de regulación" de los años '70. La coyuntura obligaba a otros escenarios. La crisis financiera internacional, sumada al silencio de las izquierdas y al ascenso de gobiernos progresistas en la región, demandaba otro tipo de debates. Ya no alcanzaban los puños en alto y las consignas grandilocuentes para dar la batalla.
 
La nota completa esta en Veintitrés

200 años no es nada

CHARLES DARWIN (1809 - 1882)
Imagen: Newsweek

Imagen: Newsweek 10-02-2009
 
Se cumplen dos siglos del nacimiento del biólogo inglés que cambió para siempre la manera de entender la vida. La teoría de la evolución, hoy.
Por Alejandra Folgarait
M
uy cerca de la frontera con Gales, sobresale una ciudad repleta de edificios estilo Tudor. No es el histórico aire medieval de Shrewsbury, ni las preciosas flores que cultivan sus habitantes, lo que atrae por estos días la mirada de todo el mundo. Allí nació, el 12 de febrero de 1809 Charles "Bobby" Darwin. Aquí, allá y en todas partes se festejan los 200 años del hombre que cambió para siempre nuestra manera de entender la vida y nuestro lugar entre los animales. Las celebraciones están teñidas de colores vívidos no sólo por la vigencia de las ideas de Charles Darwin, sino también por la oposición que siguen generando en todo el mundo.

Dos libros pueden reclamar el calificativo de "revolucionarios" en la historia de la humanidad. Uno es el best-seller absoluto de los últimos dos milenios: la "Biblia". El otro se ubica en sus antípodas: "El origen de las especies" se publicó hace 150 años, vendió su primera tirada en un día y desterró la necesidad de recurrir a un ser sobrenatural para explicar el origen del mundo y sus habitantes.

Si el primer libro tiene una autoría compartida y difusa, en el segundo no queda ninguna duda del copyright. Muy pocos se hubieran atrevido en la época victoriana a nadar tan fervientemente contra la corriente. El propio Darwin se tomó dos décadas para sopesar la teoría antes de publicarla. Y sólo se animó a imprimirla, pensando que cometía el equivalente a un crimen, cuando su colega y amigo Alfred Russell Wallace le advirtió que había llegado a una idea similar y la publicaría. Una vez que el volumen apareció en las librerías, el 22 de noviembre de 1859, ni Charles Darwin ni el mundo fueron los mismos. De inmediato, se formaron dos bandos. Uno a favor de la teoría de la evolución, que reunió a algunas de las mentes más brillantes de su tiempo. Otro en contra, en el que no faltaban científicos amurallados en los ropajes de la religión cristiana.

Mejorada con los aportes de la genética, la teoría de la evolución constituye hoy el paradigma de la biología. Sin embargo, todavía hay voces que se levantan en su contra desde los templos y también desde algunas escuelas y ciertos gobiernos.

No se reconoce lo suficiente el impacto de las ideas del naturalista inglés. "Darwin provocó la revolución antropológica, cultural e ideológica más profunda y amplia derivada de una teoría científica en toda la historia", asegura Héctor Palma, doctor en filosofía de la ciencia. Según el Secretario de Investigaciones de la Universidad Nacional de San Martín, al eliminar la idea del hombre hecho a imagen y semejanza del creador –como culminación de la creación y con un lugar privilegiado en el mundo–, Darwin se ganó el odio de los ortodoxos religiosos.

Pero los científicos lo adoran como a un santo patrono, con perdón de la metáfora. Y nadie duda de que Darwin dejó una huella formidable en nuestra forma de pensar el mundo moderno.

Muerto Darwin, viva Darwin

Lee la nota completa en Newsweek

martes, 10 de febrero de 2009

Rahm Emanuel

Fidel Castro Ruz

¡Qué apellido tan extraño! Parece español, fácil de pronunciar y no lo es. Nunca en mi vida conocí o leí el nombre de alumno o compatriota entre decenas de miles, que llevara ese nombre.
¿De dónde proviene?, pensé. A mi mente acudía una y otra vez el del más brillante pensador alemán, Inmanuel Kant que junto con Aristóteles y Platón constituían el trío de filósofos que más han influido en el pensamiento humano. No estaba sin duda muy lejos, según supe después, de la filosofía del hombre más cercano al actual presidente de Estados Unidos Barack Obama.
Otra posibilidad reciente me llevaba a reflexionar sobre el extraño apelativo, el libro de Germán Sánchez, el Embajador cubano en la Venezuela bolivariana: "La transparencia de Enmanuel", esta vez sin la I con que se inicia el nombre del filósofo alemán.
Enmanuel es el nombre del niño engendrado y nacido en la tupida selva guerrillera donde cayó prisionera el 23 de febrero de 2002 su dignísima madre Clara Rojas González, candidata a la vicepresidencia de Colombia, junto a Ingrid Betancourt que aspiraba a la presidencia de ese hermano país en las elecciones que tendrían lugar ese mismo año.
Yo había leído con mucho interés el citado libro de Germán Sánchez, nuestro Embajador en la República Bolivariana de Venezuela, que tuvo el privilegio de participar el año 2008 en la liberación de Clara Rojas y Consuelo González, ex diputada de la Asamblea Nacional, por las F.A.R.C., ejército revolucionario de Colombia, que las hizo prisioneras.
Clara había quedado en manos de la guerrilla por solidaridad con Ingrid y la acompañó en su duro cautiverio durante seis años.
El libro de Germán lleva el título de "La transparencia de Enmanuel", casi exactamente el nombre del filósofo alemán. No me extrañó; pensando que la madre era abogada brillante y muy culta, tal vez por ello había puesto ese nombre al niño. Simplemente me llevó a recordar mis años de prisión con aislamiento a que me condujo el intento casi exitoso de tomar la segunda fortaleza militar de Cuba, el 26 de julio de 1953 y ocupar miles de armas con un grupo escogido de 120 combatientes dispuestos a luchar contra la tiranía de Batista impuesta por Estados Unidos a Cuba.
No era desde luego el único objetivo ni la única idea inspiradora, pero lo cierto es que al triunfo de la revolución en nuestra patria el Primero de Enero de 1959 recordaba todavía algunos aforismos del filósofo alemán:
"El sabio puede cambiar de opinión. El necio nunca."
"No trates a los demás como un medio para alcanzar tus objetivos."
"Tan solo por la educación puede el hombre llegar a ser hombre."
Esta gran idea fue uno de los principios proclamados desde los primeros días del triunfo revolucionario, el Primero de Enero de 1959. Obama y su asesor no habían nacido ni habían sido siquiera concebidos. Rahm Emanuel nació en Chicago el 29 de noviembre de 1959, hijo de inmigrante de origen ruso. La madre era una defensora de los derechos civiles, se llama Martha Smulevitz, enviada tres veces a prisión por sus actividades.
Rahm Emanuel se alistó el año 1991 en el Ejército israelí como voluntario civil, durante la primera Guerra del Golfo desatada por Bush padre, con empleo de proyectiles que contenían uranio los cuales fueron causa de enfermedades graves en los propios soldados norteamericanos que participaron en la ofensiva contra la Guardia Republicana iraquí en retirada y en incalculable número de civiles.
Desde aquella guerra los pueblos del Oriente Próximo y Medio consumen cifras fabulosas de armamentos que el complejo militar industrial de Estados Unidos lanza al mercado.
Si los racistas de extrema derecha lograran satisfacer su sed de superioridad étnica y asesinaran a Obama como hicieron con Martin Luther King, gran líder de los derechos humanos, aunque teóricamente posible no parece probable en la actualidad, dada la protección que acompaña al Presidente después de su elección, cada minuto del día y de la noche.
Obama, Emanuel y todos los brillantes políticos y economistas que han reunido, no bastarían para resolver los problemas crecientes de la sociedad capitalista norteamericana.
Aunque Kant, Platón y Aristóteles resucitaran a la vez unidos al fallecido y brillante economista John Kenneth Galbraight, no serían capaces tampoco de resolver las contradicciones antagónicas, cada vez más frecuentes y profundas del sistema. Habrían sido felices en los tiempos de Abraham Lincoln, tan admirado, con razón, por el nuevo Presidente, una época que ha quedado muy atrás.
Todos los demás pueblos tendrán que pagar el colosal despilfarro y garantizar, primero que nada en el planeta, cada vez más contaminado, los puestos de trabajo norteamericanos y las ganancias de las grandes transnacionales de ese país.
 
Febrero 8 de 2009
5 y 16 p.m.
 
 
Todas las Reflexiones de Fidel Castro.

"Hoy nos encontramos en una nueva fase de la humanidad. Todos estamos regresando a nuestra casa común, la Tierra: los pueblos, las sociedades, las culturas y las religiones. Intercambiando experiencias y valores, todos nos enriquecemos y nos completamos mutuamente. (…)

(...) Vamos a reír, a llorar y a aprender. Aprender especialmente cómo casar Cielo y Tierra, es decir, cómo combinar lo cotidiano con lo sorprendente, la inmanencia opaca de los días con la trascendencia radiante del espíritu, la vida en plena libertad con la muerte simbolizada como un unirse a los antepasados, la felicidad discreta de este mundo con la gran promesa de la eternidad. Y al final habremos descubierto mil razones para vivir más y mejor, todos juntos, como una gran familia, en la misma Aldea Común, bella y generosa, el planeta Tierra."

Leonardo Boff, Casamento entre o céu e a terra. Salamandra, Rio de Janeiro, 2001.pg09

Hacia un Socialismo Nuevo La Utopía continúa

¿Qué cambios hemos experimentado en función de las lecciones que nos ha dado la historia? ¿Qué actitudes, qué acciones son de esperar hoy de una militancia socialista? Nadie nace socialista, el socialista se hace. Personalmente y comunitariamente. Hay valores referenciales, eso sí, que son columnas maestras del socialismo nuevo: la dignidad humana, la igualdad social, la libertad, la corresponsabilidad, la participación, la garantía de alimento, salud, educación, vivienda, trabajo, la ecología integral, la propiedad relativizada porque sobre ella pesa una hipoteca social.

La Utopía continúa, a pesar de todos los pesares. Escandalosamente desactualizada en esta hora de pragmatismo, de productividad a toda costa, de postmodernidad escarmentada. La Utopía de que hablamos la compartimos con millones de personas que nos han precedido, dando incluso la sangre, y con millones que hoy viven y luchan y marchan y cantan. Esta Utopía está en construcción; somos obreros de la Utopía. La proclamamos y la hacemos; es don de Dios y conquista nuestra. Con esta «agenda utópica» en la mano y en el corazón, queremos «dar razón de nuestra esperanza»; anunciamos e intentamos vivir, con humildad y con pasión, una esperanza coherente, creativa, subversivamente transformadora.

Pedro CASALDÁLIGA

Para probar si sos human@


UTOPÍAS


Cómo voy a creer / dijo el fulano
que el mundo se quedó sin utopías

cómo voy a creer
que la esperanza es un olvido
o que el placer una tristeza

cómo voy a creer / dijo el fulano
que el universo es una ruina
aunque lo sea
o que la muerte es el silencio
aunque lo sea

cómo voy a creer
que el horizonte es la frontera
que el mar es nadie
que la noche es nada

cómo voy a creer / dijo el fulano
que tu cuerpo / mengana
no es algo más de lo que palpo
o que tu amor
ese remoto amor que me destinas
no es el desnudo de tus ojos
la parsimonia de tus manos
cómo voy a creer / mengana austral
que sos tan sólo lo que miro
acaricio o penetro

cómo voy a creer / dijo el fulano
que la útopia ya no existe
si vos / mengana dulce
osada / eterna
si vos / sos mi utopía


___________________________________________
Escrito por "Mario Benedetti"
Tomado de "Praxis del fulano" del libro "Las soledades de babel"

Verdaderos Liderazgos

Verdaderos Liderazgos