viernes, 13 de febrero de 2009

El nuevo mundo

Foro Social Mundial
 
Foto: Veintitrés

Foto: Veintitrés
05-02-2009 /  Un envíado especial de Veintitrés cuenta los detalles del encuentro en Belem.
Por Diego González
(Desde Belem do Pará, Brasil)

Una alemana y un noruego posan desnudos frente a una bandera que promueve el eco-porn con lisérgicos motivos propios del muy sesentista flower power. A sus espaldas, en un camping desordenado, eternamente embarrado por la rutinaria lluvia amazónica, duermen más de 15 mil jóvenes de todo el mundo. Cuelgan varias banderas partidarias acompañadas de sus respectivos paños militantes, repletos de libros de las más diversas tendencias; desde el marxismo ortodoxo, pasando por el autonomismo radical y el anarquismo libertario. Del otro lado de la ruta que atraviesa todo el predio de la Universidad Federal Rural de la Amazonía (UFRA) es todo exuberancia verde. Tanto, que sobre un alambre un cartel advierte en portugués e inglés: "Zona de riesgo, animales ponzoñosos".

Avanza una estridente movilización a favor de la legalización de la marihuana, desfilan indígenas de todo el continente, una muchacha con un megáfono convoca a una foto faraónica que escriba para los aviones "SOS AMAZONIAS", varios grupos ofrecen "abrazos gratis, libres de impuestos", no hay policías, sino bomberos. Todo esto, superpuesto, sucede en la novena edición del Foro Social Mundial, que entre el 27 de enero y el 1 de febrero reunió a más de 133 mil asistentes en Belem do Pará, en la puerta nororiental brasileña del Amazonas. Desde sus inicios en 2001, el foro convocó a todo el abanico altermundista, opositor visceral al por entonces pujante neoliberalismo. La consigna era tan clara como simple: "Otro mundo es posible".

De allí no salían plataformas políticas ni programas de acción concretos. Tanto, que hasta en su carta fundacional el FSM se define a sí mismo como un espacio "no deliberativo ni resolutivo". El objetivo era que, en un momento internacional de repliegue de las izquierdas, la "sociedad civil mundial" se expresara. El enemigo simbólico, el Foro Económico de Davos, que año tras año se desarrolla en el sofisticado centro de esquí suizo y que esta vez volvió a respaldar el libre comercio y se manifestó abiertamente en contra de una vuelta al "exceso de regulación" de los años '70. La coyuntura obligaba a otros escenarios. La crisis financiera internacional, sumada al silencio de las izquierdas y al ascenso de gobiernos progresistas en la región, demandaba otro tipo de debates. Ya no alcanzaban los puños en alto y las consignas grandilocuentes para dar la batalla.
 
La nota completa esta en Veintitrés

"Hoy nos encontramos en una nueva fase de la humanidad. Todos estamos regresando a nuestra casa común, la Tierra: los pueblos, las sociedades, las culturas y las religiones. Intercambiando experiencias y valores, todos nos enriquecemos y nos completamos mutuamente. (…)

(...) Vamos a reír, a llorar y a aprender. Aprender especialmente cómo casar Cielo y Tierra, es decir, cómo combinar lo cotidiano con lo sorprendente, la inmanencia opaca de los días con la trascendencia radiante del espíritu, la vida en plena libertad con la muerte simbolizada como un unirse a los antepasados, la felicidad discreta de este mundo con la gran promesa de la eternidad. Y al final habremos descubierto mil razones para vivir más y mejor, todos juntos, como una gran familia, en la misma Aldea Común, bella y generosa, el planeta Tierra."

Leonardo Boff, Casamento entre o céu e a terra. Salamandra, Rio de Janeiro, 2001.pg09

Hacia un Socialismo Nuevo La Utopía continúa

¿Qué cambios hemos experimentado en función de las lecciones que nos ha dado la historia? ¿Qué actitudes, qué acciones son de esperar hoy de una militancia socialista? Nadie nace socialista, el socialista se hace. Personalmente y comunitariamente. Hay valores referenciales, eso sí, que son columnas maestras del socialismo nuevo: la dignidad humana, la igualdad social, la libertad, la corresponsabilidad, la participación, la garantía de alimento, salud, educación, vivienda, trabajo, la ecología integral, la propiedad relativizada porque sobre ella pesa una hipoteca social.

La Utopía continúa, a pesar de todos los pesares. Escandalosamente desactualizada en esta hora de pragmatismo, de productividad a toda costa, de postmodernidad escarmentada. La Utopía de que hablamos la compartimos con millones de personas que nos han precedido, dando incluso la sangre, y con millones que hoy viven y luchan y marchan y cantan. Esta Utopía está en construcción; somos obreros de la Utopía. La proclamamos y la hacemos; es don de Dios y conquista nuestra. Con esta «agenda utópica» en la mano y en el corazón, queremos «dar razón de nuestra esperanza»; anunciamos e intentamos vivir, con humildad y con pasión, una esperanza coherente, creativa, subversivamente transformadora.

Pedro CASALDÁLIGA

Para probar si sos human@


UTOPÍAS


Cómo voy a creer / dijo el fulano
que el mundo se quedó sin utopías

cómo voy a creer
que la esperanza es un olvido
o que el placer una tristeza

cómo voy a creer / dijo el fulano
que el universo es una ruina
aunque lo sea
o que la muerte es el silencio
aunque lo sea

cómo voy a creer
que el horizonte es la frontera
que el mar es nadie
que la noche es nada

cómo voy a creer / dijo el fulano
que tu cuerpo / mengana
no es algo más de lo que palpo
o que tu amor
ese remoto amor que me destinas
no es el desnudo de tus ojos
la parsimonia de tus manos
cómo voy a creer / mengana austral
que sos tan sólo lo que miro
acaricio o penetro

cómo voy a creer / dijo el fulano
que la útopia ya no existe
si vos / mengana dulce
osada / eterna
si vos / sos mi utopía


___________________________________________
Escrito por "Mario Benedetti"
Tomado de "Praxis del fulano" del libro "Las soledades de babel"

Verdaderos Liderazgos

Verdaderos Liderazgos