domingo, 21 de septiembre de 2008

¿Por qué la Crisis Financiera?

Intentar explicar lo que hoy pasa en la economía, es como hablar de astrología. Sin embargo siempre se pueden contrastar las predicciones y las prescripciones, con el tiempo que muestra sus aciertos o sus desaciertos. Así, los sucesos pasados y presentes pueden ser leídos de muy diversas maneras y también explicados de formas tan distintas que la semiología adquirió su carácter a partir de la cantidad de fuentes a las que se puede recurrir, para contrastar las afirmaciones que se realizan en un sentido o en otro. Las urgencias en que nos debatimos por la supervivencia cotidiana lleva a buscar constantemente atajos, reducciones, simplificaciones. Pero siempre estarán las preguntas que nos empujarán a seguir indagando, a volver sobre nuestros pasos, a revisar las certezas y a examinar aquellas construidas de prisa.

La especulación que funda el crecimiento del capitalismo desde Adam Smith cuando postula que el mejor servicio que puede realizar una persona a la sociedad es actuar del modo más egoísta o individualista posible y que los neoliberales aggiornaron con formulas del tipo "egoismo altruista" o "individualismo progresista", esa especulación aparece en la médula del problema que hoy jaquea a la economía globalizada.

La "burbuja inmobiliaria", podría explicarse brevemente, contando que para sostener la tasa de ganancia las compañías financieras avanzaron creando formas cada vez más virtuales de negocios. Así, surgieron los títulos o bonos que cotizaban en el mercado las deudas hipotecarias contraídas por particulares, ciudadanos comunes, con tasas de interés relativamente bajas y fijas para los dos primeros años. Cuando los títulos de deuda hipotecarios comenzaron a dar rendimientos excepcionales por ser una novedad en el mercado, trasladaron los intereses a los deudores después del segundo año, momento en que la tasa que se había pactado comenzaba a variar (tasa variable). Los deudores empezaron a tener problemas para pagar las cuotas y optaron primero por pagar solo los intereses y luego directamente por dejar caer las hipotecas. La noticia de la acumulación de morosos empujó la desconfianza en los bonos inmobiliarios y sus tenedores entraron en pánico corriendo a vender sus papeles, con lo que la depreciación en picada fue inevitable.

Pero es necesario volver en el tiempo otra vez, para intentar comprender que razones alentaron la toma de créditos hipotecarios, además de la tasa de interés de los dos primeros años relativamente baja. No se trata de una confianza ciega en una economía autoconsiderada como la mas poderosa del mundo. Quienes siguen las noticias económicas sin demasiada atención pueden recordar que la desaceleración de los EUA y de la economía global era un dato cotidiano. El largo plazo no se presentaba auspicioso para los que debían tomar una decisión frente a la incertidumbre, o mejor la certeza que se había salido de la senda del crecimiento.
Creo que el dato está más cerca de Homero Simpson, que de Galbraith.
Se sabe que casi un 60% de los hogares norteamericanos, obtienen ingresos superiores a los de su salario normal y habitual, producto de lo que algunos gurúes del modelo de rentabilidad financiero denominaron el descubrimiento de las inversiones por la clase media. Esos trabajadores, que ahorran peso sobre peso para su seguro de retiro, que en nuestro caso se realiza mediante la jubilación de ley, comenzaron a ver la posibilidad de mejorar el rendimiento de sus ahorros, si en lugar de destinarlos totalmente a un plazo fijo, destinaban una parte importante, que en algunos casos fue la totalidad a comprar acciones, o títulos y valores. Así el sueño americano de formar parte de la bolsa dio nuevo impulso a la economía de las sociedades por acciones y la vitalidad de las bolsas de valores.
Pero Homero, infalible en su ingenuidad como Donald, piensa que ese ahorro puede incrementarse aun más, si tomando un crédito hipotecario a tasa baja, compra más acciones, papeles de la bolsa con una tasa superior de ganancia. Con el mismo papel puede pagar su hipoteca y obtener una diferencia para incrementar el fondo de retiro.
Lo que no estaba en los planes de los que intentaron la bicicleta financiera made in Usa, fué que pasados los dos años de tasa fija, la tasa variable de la hipoteca se ajustaría conforme se cotizaran sus papeles en la bolsa. Mientras sube la tasa de la hipoteca y baja el rendimiento de los papeles, la ecuación que inicialmente era una bicoca, un negocio genial se convierte en un desesperado infortunio. Los latinos tenemos una expresión para ilustrar esta situación: cuando la limosna es grande, hasta el santo desconfía. Pero para ellos, negocios, son negocios. En este caso, como se puede apreciar, totalmente ruinosos.

Puede parecer "realismo mágico", pero estamos en el siglo 21 y debemos tener un pensamiento científico, que no está librado de errores, que se nutre de la especulación, la indagación, la contrastación y la verificación permanente.
Mantener una tasa de ganancias creciente, a cualquier costo(egoísmo altruista), es el concepto que unifica la conducta de quienes toman las decisiones en la superestructura y atraviesa todo el sistema de la economía neoliberal hasta su base. Esa es la contradicción que arrastra y lo enfrenta hoy, con su propio agujero negro.

"Hoy nos encontramos en una nueva fase de la humanidad. Todos estamos regresando a nuestra casa común, la Tierra: los pueblos, las sociedades, las culturas y las religiones. Intercambiando experiencias y valores, todos nos enriquecemos y nos completamos mutuamente. (…)

(...) Vamos a reír, a llorar y a aprender. Aprender especialmente cómo casar Cielo y Tierra, es decir, cómo combinar lo cotidiano con lo sorprendente, la inmanencia opaca de los días con la trascendencia radiante del espíritu, la vida en plena libertad con la muerte simbolizada como un unirse a los antepasados, la felicidad discreta de este mundo con la gran promesa de la eternidad. Y al final habremos descubierto mil razones para vivir más y mejor, todos juntos, como una gran familia, en la misma Aldea Común, bella y generosa, el planeta Tierra."

Leonardo Boff, Casamento entre o céu e a terra. Salamandra, Rio de Janeiro, 2001.pg09

Hacia un Socialismo Nuevo La Utopía continúa

¿Qué cambios hemos experimentado en función de las lecciones que nos ha dado la historia? ¿Qué actitudes, qué acciones son de esperar hoy de una militancia socialista? Nadie nace socialista, el socialista se hace. Personalmente y comunitariamente. Hay valores referenciales, eso sí, que son columnas maestras del socialismo nuevo: la dignidad humana, la igualdad social, la libertad, la corresponsabilidad, la participación, la garantía de alimento, salud, educación, vivienda, trabajo, la ecología integral, la propiedad relativizada porque sobre ella pesa una hipoteca social.

La Utopía continúa, a pesar de todos los pesares. Escandalosamente desactualizada en esta hora de pragmatismo, de productividad a toda costa, de postmodernidad escarmentada. La Utopía de que hablamos la compartimos con millones de personas que nos han precedido, dando incluso la sangre, y con millones que hoy viven y luchan y marchan y cantan. Esta Utopía está en construcción; somos obreros de la Utopía. La proclamamos y la hacemos; es don de Dios y conquista nuestra. Con esta «agenda utópica» en la mano y en el corazón, queremos «dar razón de nuestra esperanza»; anunciamos e intentamos vivir, con humildad y con pasión, una esperanza coherente, creativa, subversivamente transformadora.

Pedro CASALDÁLIGA

Para probar si sos human@


UTOPÍAS


Cómo voy a creer / dijo el fulano
que el mundo se quedó sin utopías

cómo voy a creer
que la esperanza es un olvido
o que el placer una tristeza

cómo voy a creer / dijo el fulano
que el universo es una ruina
aunque lo sea
o que la muerte es el silencio
aunque lo sea

cómo voy a creer
que el horizonte es la frontera
que el mar es nadie
que la noche es nada

cómo voy a creer / dijo el fulano
que tu cuerpo / mengana
no es algo más de lo que palpo
o que tu amor
ese remoto amor que me destinas
no es el desnudo de tus ojos
la parsimonia de tus manos
cómo voy a creer / mengana austral
que sos tan sólo lo que miro
acaricio o penetro

cómo voy a creer / dijo el fulano
que la útopia ya no existe
si vos / mengana dulce
osada / eterna
si vos / sos mi utopía


___________________________________________
Escrito por "Mario Benedetti"
Tomado de "Praxis del fulano" del libro "Las soledades de babel"

Verdaderos Liderazgos

Verdaderos Liderazgos