jueves, 23 de octubre de 2008

"Soberanía Alimentaria"

-Norma Giarraca, Profesora titular de Sociología Rural de UBA, investigadora del Instituto Gino Germani, abre una puerta hoy en Crítica digital, para preguntar:
 
¿Los políticos y funcionarios de la región están capacitados para comprender y actuar al margen de los pensamientos que predominaron en los últimos 35 años?
 
-Y cuenta con precisión:
 
Frente a la gran crisis y la depresión por venir, la "soberanía alimentaria" es un camino que evitaría mucho sufrimiento en un futuro inmediato y no sólo a los sectores más vulnerables sino a grandes capas de sectores medios de estos dos países y de toda Latinoamérica.
La Argentina comparte la vulnerabilidad agroalimentaria de México pues ambos Estados desregularon sus agriculturas en los años noventa y no revirtieron esas nefastas políticas. Ni el cambio del partido de gobierno en México ni la "era Kirchner" transformaron el ciclo neoliberal "duro" en materia agrícola. México decidió abandonar la posibilidad de autosuficiencia de su principal alimento: el maíz, importando buena parte de Estados Unidos y "exportando" mexicanos, quienes mandaban las remesas. Hoy vuelven y se queda sin remesas y sin maíz. Mientras tanto, la Argentina abandonaba irresponsablemente la producción de alimentos directos para orientarse a la exportación de soja, una forrajera que nada tiene que ver con su tradición alimentaria.

La propuesta clave es "soberanía alimentaria", un conjunto de medidas integradas a esta idea "descolonial" y progresista que la organización internacional Vía Campesina propone y define: "Organizar la producción y el consumo de alimentos de acuerdo con las necesidades de las comunidades locales otorgando prioridad a la producción y el consumo domésticos. Incluye el derecho de proteger y regular su producción nacional agrícola y ganadera. Campesinos, sin tierra, productores rurales deben tener acceso a tierra, agua, semillas y recursos productivos y servicios públicos adecuados.

Para nuestro país es regresar a la producción de alimentos directos y garantizar el acceso a una alimentación sana y de buena calidad frente a los intereses sectoriales o a la necesidad de generar divisas para el financiamiento de un Estado que nadie siente al servicio de la población.

-¿Podremos hacernos cargo de los temas que realmente deberían estar en nuestra agenda prioritaria?
 
Nota completa en: Critica Digital (clic)
 

"Hoy nos encontramos en una nueva fase de la humanidad. Todos estamos regresando a nuestra casa común, la Tierra: los pueblos, las sociedades, las culturas y las religiones. Intercambiando experiencias y valores, todos nos enriquecemos y nos completamos mutuamente. (…)

(...) Vamos a reír, a llorar y a aprender. Aprender especialmente cómo casar Cielo y Tierra, es decir, cómo combinar lo cotidiano con lo sorprendente, la inmanencia opaca de los días con la trascendencia radiante del espíritu, la vida en plena libertad con la muerte simbolizada como un unirse a los antepasados, la felicidad discreta de este mundo con la gran promesa de la eternidad. Y al final habremos descubierto mil razones para vivir más y mejor, todos juntos, como una gran familia, en la misma Aldea Común, bella y generosa, el planeta Tierra."

Leonardo Boff, Casamento entre o céu e a terra. Salamandra, Rio de Janeiro, 2001.pg09

Hacia un Socialismo Nuevo La Utopía continúa

¿Qué cambios hemos experimentado en función de las lecciones que nos ha dado la historia? ¿Qué actitudes, qué acciones son de esperar hoy de una militancia socialista? Nadie nace socialista, el socialista se hace. Personalmente y comunitariamente. Hay valores referenciales, eso sí, que son columnas maestras del socialismo nuevo: la dignidad humana, la igualdad social, la libertad, la corresponsabilidad, la participación, la garantía de alimento, salud, educación, vivienda, trabajo, la ecología integral, la propiedad relativizada porque sobre ella pesa una hipoteca social.

La Utopía continúa, a pesar de todos los pesares. Escandalosamente desactualizada en esta hora de pragmatismo, de productividad a toda costa, de postmodernidad escarmentada. La Utopía de que hablamos la compartimos con millones de personas que nos han precedido, dando incluso la sangre, y con millones que hoy viven y luchan y marchan y cantan. Esta Utopía está en construcción; somos obreros de la Utopía. La proclamamos y la hacemos; es don de Dios y conquista nuestra. Con esta «agenda utópica» en la mano y en el corazón, queremos «dar razón de nuestra esperanza»; anunciamos e intentamos vivir, con humildad y con pasión, una esperanza coherente, creativa, subversivamente transformadora.

Pedro CASALDÁLIGA

Para probar si sos human@


UTOPÍAS


Cómo voy a creer / dijo el fulano
que el mundo se quedó sin utopías

cómo voy a creer
que la esperanza es un olvido
o que el placer una tristeza

cómo voy a creer / dijo el fulano
que el universo es una ruina
aunque lo sea
o que la muerte es el silencio
aunque lo sea

cómo voy a creer
que el horizonte es la frontera
que el mar es nadie
que la noche es nada

cómo voy a creer / dijo el fulano
que tu cuerpo / mengana
no es algo más de lo que palpo
o que tu amor
ese remoto amor que me destinas
no es el desnudo de tus ojos
la parsimonia de tus manos
cómo voy a creer / mengana austral
que sos tan sólo lo que miro
acaricio o penetro

cómo voy a creer / dijo el fulano
que la útopia ya no existe
si vos / mengana dulce
osada / eterna
si vos / sos mi utopía


___________________________________________
Escrito por "Mario Benedetti"
Tomado de "Praxis del fulano" del libro "Las soledades de babel"

Verdaderos Liderazgos

Verdaderos Liderazgos