viernes, 2 de julio de 2010

Como Gerentes, con el libreto de la Barrick.



Como en el show de los muppets, lo importante no es lo que dicen sino lo que ocultan.


En el show de los muppets las marionetas, ni siquiera tienen voz propia, existen solo para complacer el show businness, se las puede soportar por un contrato lúdico entre espectadores y artistas. Pero en este caso no hay empatía, no es una parodia divertida e indulgente de la realidad, la foto pretende institucionalizar con disimulo mal logrado la subordinación al dictado de la especulación multinacional.

Leo en el título del diario de hoy , Gobernadores acuerdan proteger los glaciares, y cuando veo la patética foto en fila, descubro que es un calco de otra que días atrás exhibieron sin pudor cuando fueron a comer del plato del gran titiritero. Solo faltan el dueño del oro y la presidenta, pero los lugares que ocupan de izquierda a derecha son exactamente los mismos.

Al ver los monigotes de peluche de la rebuscada serie que se empeñaba en hacernos admirar el estilo americano de vida, uno se preguntaba, quién los habrá ordenado así, y por qué tan puerilmente…
Nos enseñó Maradona, que a esta altura del mundial es más que el futbol;
aprendimos a sospechar de toda casualidad; que no hay titulares, ni suplentes, que no es lo mismo jugar de centro o de punta, que un mediocampista o un defensor, puede proyectarse por los laterales para dar un pase-gol, o empujarla de un zapatazo hasta el fondo del arco, donde la red se sacude y los espectadores suspiran después de rugir el gol. Nada importa si fue en offside, si lo merecían, o no, si fue otra mueca cruel del destino, o un guiño de eso tan perverso que llaman la suerte de los elegidos… Es el show de los negocios.
Desapariciones
Dice la nota:
"Nos reunimos para definir el tema de los glaciares en donde todos estamos de acuerdo en no tocarlos", afirmó el mandatario.

Beder Herrera destacó que La Rioja posee un escaso caudal hídrico por lo que consideró que las leyes nacionales no afectarán directamente a la provincia.

"Nosotros en la provincia tenemos muy poca agua y mucho menos agua congelada, salvo en el Famatina o en algunos picos de la cordillera. Con el resto de las provincias queremos ponernos de acuerdo en cuidar los glaciares pero aquellos que son permanentes no como en el caso nuestro que prácticamente no tenemos.

Esta ley prácticamente no la toca a La Rioja porque no hay glaciares pero queremos ser solidarios y bregar por una legislación nacional acorde a las necesidades de cada provincia", sostuvo.

Extraña construcción lógica o una mala jugada del subconsciente: Están de acuerdo en no tocarlos, pero -las leyes nacionales no afectarán directamente a la provincia-. No afectarán, tal vez porque queda libre el camino para los negocios.
No adelantemos juicios, repasemos el siguiente renglón: -Tenemos poco agua- eso lo sabemos todos.
Pero habla de -agua congelada- e inicia el proceso de desaparición semántica cuando renombra a los glaciares.

A continuación se lee: –salvo en el Famatina, o en algunos picos de la cordillera- progresa el ninguneo –queremos ponernos de acuerdo en cuidar aquellos que son permanentes, no como en el caso nuestro que prácticamente no tenemos- ya está: Desaparecieron.

Nada por aquí, nada por allá. Como un truco de la Rana René para seducir a miss Peggi, sin galera ni varita, desaparecieron los glaciares. Diría el dictador asesino, los desaparecidos, no son, no están, no existen.

Por eso se hablará de -glaciares no permanentes- es decir los que pueden sustraerse como por arte de birlibirloque. Conviene preguntar cuál es el truco.
En el libreto, si los glaciares son agua congelada, la argucia es despojarlos, de la importancia de su función central en el ciclo de recarga del acuífero, renombrándolos –agua congelada- .

Explican los glaciólogos que como una antena para-rayos, los glaciares y el permafrost, también el hielo glaciar que se encuentra bajo la piel de las montañas, atraen las nubes formadas por la evaporación que el sol durante el día levanta del valle, humedecido por el riego de canales que acarrean el agua de los ríos de superficie o de bombas que la toman del subsuelo.

Es el espectáculo deslumbrante que vemos cuando amanece el Famatina espléndido de azul y cielo para comenzar a vestirse de blanco a lo largo de la jornada hasta quedar escondido tras las nubes, antes que la noche ascienda a sus picos más elevados y luego con las primeras horas del siguiente amanecer vuelva a mostrarse en toda su plenitud, alta y límpida su frente nevada.

Saint Exupery enseña, que lo esencial es invisible a los ojos.
El espectáculo que no vemos, es el que discurre por las entrañas burbujeantes de la montaña en pétreo silencio. Con el deshielo de lluvias o nevadas, se repone el caudal de los ríos de superficie y el nivel de las napas freáticas, los pozos donde el agua resuma su energía milenaria bajo tierra y una vez revivida su fecundidad mineral, brota sumisa y obsequiosa en las vegas o vertientes, para hacer otra vez rumbo hacia el fondo del valle, apareciendo y desapareciendo por aquí y por allá, o cantando con voz turbulenta y arrolladora en la boca de las bombas que la hacen brillar al sol como un brazo jornalero y potente, que salta entre los surcos irrigando la exuberancia de las viñas donde germinan las simientes y comienzan a nacer los vinos nuevos.

Es el balance hídrico, del que hablan en su jerigonza los técnicos entusiastas del PowerPoint, el ciclo del agua, explicarán con tiza y pizarra la maestra rural, el profe de geografía y Massaru Emoto podrá ilustrar los misterios de la vida que nos enseña el agua de dónde venimos.

Sin glaciares y sin permafrost, las montañas de orgullosa testuz nevada o blancas nubes cual elevados pensamientos que la visten de ausente, quedará calva y patética como los exasperantes pedregullos, que muestran sin pudor la aridez y hostilidad de las montañas de Afganistán o de Irak en cuyos valles y quebradas las tormentas que azotan los ventisqueros son tormentas de arena.

Sin antena para Nubes, no harán falta aviones rompe-tormentas, con misiles cargados con sales de plata, para que los vientos de altura arrebaten llevando muy lejos, lo que durante todo el año, un sol riojano compinche y socarrón, restaura en la cima de las montañas.

La pluvial recarga, se produce cuando el sol promueve sobre el valle las nubes, formadas con la humedad que se levanta paciente y solícita para hacer el camino del aire y viajar por el cielo en cúmulos nimbos hacia lo alto de la montaña donde engendra la vida.

Sin los glaciares, destruido el permafrost en el corazón de las montañas, sin el imán de las nubes, el proceso de desertificación se acelera, el agua migrará rápidamente dejando como vestigio zondas más calurosos y secos, las reservas de agua del subsuelo acortarán su vida útil, la vida será una hazaña digna de talibanes que se debaten en el desierto donde florece el oro, negro, dorado, o del color que sea, pero sucio de vergüenza, por la peor de todas las contaminaciones: la pobreza de espíritu, de los que tienen en sus manos la esperanza y la consideración de sus conciudadanos.

Para dar carta blanca a las mineras, se necesita eludir el estudio de impacto ambiental, que debe trazar una línea de base, contabilizando cada elemento que constituye la vida y el paisaje de la zona. Si se elimina del recuento a los glaciares, fuente del agua de las montañas, se elude explicar lo inexplicable: cómo harán para volar las montañas sin afectar de forma irreversible el ciclo del agua o la sustentabilidad del balance hídrico en términos técnicos.
Ese puede ser el truco.

Frente a la avaricia y la gula, ante la soberbia y la mentira hay muchas herramientas con las que los pueblos históricamente enderezaron su rumbo. Entre las más poderosas se cuenta, la verdad, que une y fortalece a esos pueblos que desde un corazón solidario y comprometido siempre están dispuestos a luchar por la justicia.

"Hoy nos encontramos en una nueva fase de la humanidad. Todos estamos regresando a nuestra casa común, la Tierra: los pueblos, las sociedades, las culturas y las religiones. Intercambiando experiencias y valores, todos nos enriquecemos y nos completamos mutuamente. (…)

(...) Vamos a reír, a llorar y a aprender. Aprender especialmente cómo casar Cielo y Tierra, es decir, cómo combinar lo cotidiano con lo sorprendente, la inmanencia opaca de los días con la trascendencia radiante del espíritu, la vida en plena libertad con la muerte simbolizada como un unirse a los antepasados, la felicidad discreta de este mundo con la gran promesa de la eternidad. Y al final habremos descubierto mil razones para vivir más y mejor, todos juntos, como una gran familia, en la misma Aldea Común, bella y generosa, el planeta Tierra."

Leonardo Boff, Casamento entre o céu e a terra. Salamandra, Rio de Janeiro, 2001.pg09

Hacia un Socialismo Nuevo La Utopía continúa

¿Qué cambios hemos experimentado en función de las lecciones que nos ha dado la historia? ¿Qué actitudes, qué acciones son de esperar hoy de una militancia socialista? Nadie nace socialista, el socialista se hace. Personalmente y comunitariamente. Hay valores referenciales, eso sí, que son columnas maestras del socialismo nuevo: la dignidad humana, la igualdad social, la libertad, la corresponsabilidad, la participación, la garantía de alimento, salud, educación, vivienda, trabajo, la ecología integral, la propiedad relativizada porque sobre ella pesa una hipoteca social.

La Utopía continúa, a pesar de todos los pesares. Escandalosamente desactualizada en esta hora de pragmatismo, de productividad a toda costa, de postmodernidad escarmentada. La Utopía de que hablamos la compartimos con millones de personas que nos han precedido, dando incluso la sangre, y con millones que hoy viven y luchan y marchan y cantan. Esta Utopía está en construcción; somos obreros de la Utopía. La proclamamos y la hacemos; es don de Dios y conquista nuestra. Con esta «agenda utópica» en la mano y en el corazón, queremos «dar razón de nuestra esperanza»; anunciamos e intentamos vivir, con humildad y con pasión, una esperanza coherente, creativa, subversivamente transformadora.

Pedro CASALDÁLIGA

Para probar si sos human@


UTOPÍAS


Cómo voy a creer / dijo el fulano
que el mundo se quedó sin utopías

cómo voy a creer
que la esperanza es un olvido
o que el placer una tristeza

cómo voy a creer / dijo el fulano
que el universo es una ruina
aunque lo sea
o que la muerte es el silencio
aunque lo sea

cómo voy a creer
que el horizonte es la frontera
que el mar es nadie
que la noche es nada

cómo voy a creer / dijo el fulano
que tu cuerpo / mengana
no es algo más de lo que palpo
o que tu amor
ese remoto amor que me destinas
no es el desnudo de tus ojos
la parsimonia de tus manos
cómo voy a creer / mengana austral
que sos tan sólo lo que miro
acaricio o penetro

cómo voy a creer / dijo el fulano
que la útopia ya no existe
si vos / mengana dulce
osada / eterna
si vos / sos mi utopía


___________________________________________
Escrito por "Mario Benedetti"
Tomado de "Praxis del fulano" del libro "Las soledades de babel"

Verdaderos Liderazgos

Verdaderos Liderazgos