domingo, 25 de julio de 2010

Wenceslao

Hoy "el Independiente", rinde tributo a la memoria y expone como pasaron mas de treinta años de silencio, de un pesado y doloroso silencio las historias que sembrara el bueno de Wence...


En la nota, puede notarse que a pesar de los silencios impuestos esa mujer que acompañó a Wence, no pudo contar su versión, porque se -autoimpuso- el silencio, sino por que además de mirar para otro lado muchos se apegaron a las versiones oficiales u oficiosas.
Ahora, cuando en los homenajes participan las autoridades, las victimas del terror tienen lugar en la historia.

La política y cierta forma de ser independiente, tiene esas cosas...


Sin embargo, es un artículo, que debe leerse para enriquecer la memoria colectiva, esa que sigue construyendo con el aporte y el compromiso de otros tantos que siguen andando por la misma senda.



A 34 años del asesinato de Pedernera


"Wenceslao dejó todo por la Iglesia riojana porque le gustaba el trabajo de Angelelli"






La familia Pedernera en la estancia "La Buena Estrella" que compartieron con Sifr
é, Di Marco y Gonzalo Llorente.

Por primera vez en 34
años, "Coca", la viuda de Wenceslao Pedernera, dialogó con EL INDEPENDIENTE para relatar detalles de la vida que compartió con quien fuera colaborador de Enrique Angelelli, a través de su trabajo rural.



Wenceslao fue asesinado en su propia casa, en Sañogasta, departamento Chilecito, el 25 de julio de 1976.
Wenceslao Pedernera nació el 28 de septiembre de 1936 en Los Jagüeles, La Calera, provincia de San Luis. Tuvo
dos hermanos y una hermana que falleció recientemente.

Se cruzó en la vida de "Coca" cuando él tenía 25 años, en Mendoza, adonde llegó junto con otro grupo de trabajadores que se dedicaban a enmaderar las viñas. El padre de "Coca" por ese entonces estaba a c
argo de 22 hectáreas que pertenecían a un italiano de apellido Gargantini propietario también de numerosos viñedos. Coca y Wenceslao se conocieron en junio de 1961 y debido a que el padre de ella no autorizaba el noviazgo, deciden casarse el 24 de marzo de 1962, en Mendoza, en la iglesia San Isidro Labrador, ubicada en Rivadavia, al este de Mendoza.


"Cuando éramos novios yo soñaba casarme de blanco y por la Iglesia, yo era muy religiosa pero él no, `yo a los curas no los quiero`, me decía, entonces le dije que no me casaba. Después de unos días volvió para decirme que estaba dispuesto a casarse por la Iglesia", recordó Coca.


Eran buenos tiempos p
ara la familia Pedernera, Wenceslao fue tomado como empleado efectivo en las Bodegas Gargantini trabajando en el control de los viñedos. Por esos años dentro de la misma finca de Gargantini, se construyó una Iglesia en donde se hacían procesiones y novenas a cargo de sacerdotes misioneros y a las que asistían muchísimos fieles. Fue en una de esas misas en las que Wenceslao oyó un mensaje bíblico que cambió su forma de pensar respecto a la institución eclesiástica.

La nota completa en: "el In-dependiente"

"Hoy nos encontramos en una nueva fase de la humanidad. Todos estamos regresando a nuestra casa común, la Tierra: los pueblos, las sociedades, las culturas y las religiones. Intercambiando experiencias y valores, todos nos enriquecemos y nos completamos mutuamente. (…)

(...) Vamos a reír, a llorar y a aprender. Aprender especialmente cómo casar Cielo y Tierra, es decir, cómo combinar lo cotidiano con lo sorprendente, la inmanencia opaca de los días con la trascendencia radiante del espíritu, la vida en plena libertad con la muerte simbolizada como un unirse a los antepasados, la felicidad discreta de este mundo con la gran promesa de la eternidad. Y al final habremos descubierto mil razones para vivir más y mejor, todos juntos, como una gran familia, en la misma Aldea Común, bella y generosa, el planeta Tierra."

Leonardo Boff, Casamento entre o céu e a terra. Salamandra, Rio de Janeiro, 2001.pg09

Hacia un Socialismo Nuevo La Utopía continúa

¿Qué cambios hemos experimentado en función de las lecciones que nos ha dado la historia? ¿Qué actitudes, qué acciones son de esperar hoy de una militancia socialista? Nadie nace socialista, el socialista se hace. Personalmente y comunitariamente. Hay valores referenciales, eso sí, que son columnas maestras del socialismo nuevo: la dignidad humana, la igualdad social, la libertad, la corresponsabilidad, la participación, la garantía de alimento, salud, educación, vivienda, trabajo, la ecología integral, la propiedad relativizada porque sobre ella pesa una hipoteca social.

La Utopía continúa, a pesar de todos los pesares. Escandalosamente desactualizada en esta hora de pragmatismo, de productividad a toda costa, de postmodernidad escarmentada. La Utopía de que hablamos la compartimos con millones de personas que nos han precedido, dando incluso la sangre, y con millones que hoy viven y luchan y marchan y cantan. Esta Utopía está en construcción; somos obreros de la Utopía. La proclamamos y la hacemos; es don de Dios y conquista nuestra. Con esta «agenda utópica» en la mano y en el corazón, queremos «dar razón de nuestra esperanza»; anunciamos e intentamos vivir, con humildad y con pasión, una esperanza coherente, creativa, subversivamente transformadora.

Pedro CASALDÁLIGA

Para probar si sos human@


UTOPÍAS


Cómo voy a creer / dijo el fulano
que el mundo se quedó sin utopías

cómo voy a creer
que la esperanza es un olvido
o que el placer una tristeza

cómo voy a creer / dijo el fulano
que el universo es una ruina
aunque lo sea
o que la muerte es el silencio
aunque lo sea

cómo voy a creer
que el horizonte es la frontera
que el mar es nadie
que la noche es nada

cómo voy a creer / dijo el fulano
que tu cuerpo / mengana
no es algo más de lo que palpo
o que tu amor
ese remoto amor que me destinas
no es el desnudo de tus ojos
la parsimonia de tus manos
cómo voy a creer / mengana austral
que sos tan sólo lo que miro
acaricio o penetro

cómo voy a creer / dijo el fulano
que la útopia ya no existe
si vos / mengana dulce
osada / eterna
si vos / sos mi utopía


___________________________________________
Escrito por "Mario Benedetti"
Tomado de "Praxis del fulano" del libro "Las soledades de babel"

Verdaderos Liderazgos

Verdaderos Liderazgos