viernes, 6 de agosto de 2010

Aportes para una historia de Fé

-Dice Ricardo Mercado Luna en el prólogo que su intención es contribuir a la historia más grande y completa de Angelelli, y que por ello es necesario, realizar (antes)unas precisiones indispensables:

"La primera se refiere al enfoque desde el cual se ha procurado delinear
su figura: la actuación que le cupo en la vinculación protagonizada con la
gente
, con sus postergaciones, necesidades y aflicciones, sin distinguir
entre creyentes y no creyentes. (No hemos incursionado en su vida
sacerdotal
respecto de la cual no nos reconocemos competencia para
abordarla).


La segunda es ésta: tratamos de atar la narración al mayor número
factible de citas corroborativas. Es decir, procuramos alcanzar toda la
objetividad posible a pesar de la contemporaneidad del tiempo vivido,
inevitable generador de sentimientos que aquí no negamos.

La tercera precisión finalmente, tiene que ver con el rechazo residual
de algunos a su imagen. Esta realidad insoslayable dentro y fuera de la
Iglesia fue impulsada –según trataremos de probarlo– por concretos
sectores de intereses económicos que se sintieron afectados y que
reaccionaron creando, en su alucinada defensa, la contrafigura del
«Anticristo», del «Obispo Rojo» que impactó fuertemente en los sectores
más altos de una sociedad tradicionalista como la riojana."

-Creo que el aporte de Mercado Luna, es imprescindible para realizar una construcción sincera y profunda de la memoria colectiva, para que con ese conocimiento, también sea posible identificar los mecanismos presentes en nuestra matriz cultural de origen cuasifeudal y que se reiteran cotidianamente para descalificar o desarticular cada movimiento, u organización que aún superando las barreras ideológicas y con verdadera vocación plural, asume el desafío de la justicia social, de la solidaridad humana, de la dignidad.

Tener presentes, conocer, identificar esas encerronas, las trampas del discurso reaccionario, que justifica los privilegios, el egoismo y la flaqueza de espíritu, ocultándose tras el dedo acusatorio y falaz, que condena en un solo acto.

Tener presentes esas formas, esos esquemas sirve para no reproducirlos, para revisar nuestros propios actos, nuestras propias miradas y ojalá también nuestros propios juicios...

El Libro Monseñor Angelelli, aportes para una historia de Fé de Ricardo Mercado Luna, tiene además el valor de ser el testimonio de un hombre comprometido con la realidad de su tiempo y de una reconocida honestidad intelectual, que se corrobora en el estilo claro, directo de su escritura. Se puede bajar completo en PDF de la portada de "elindependiente.com.ar"

"Hoy nos encontramos en una nueva fase de la humanidad. Todos estamos regresando a nuestra casa común, la Tierra: los pueblos, las sociedades, las culturas y las religiones. Intercambiando experiencias y valores, todos nos enriquecemos y nos completamos mutuamente. (…)

(...) Vamos a reír, a llorar y a aprender. Aprender especialmente cómo casar Cielo y Tierra, es decir, cómo combinar lo cotidiano con lo sorprendente, la inmanencia opaca de los días con la trascendencia radiante del espíritu, la vida en plena libertad con la muerte simbolizada como un unirse a los antepasados, la felicidad discreta de este mundo con la gran promesa de la eternidad. Y al final habremos descubierto mil razones para vivir más y mejor, todos juntos, como una gran familia, en la misma Aldea Común, bella y generosa, el planeta Tierra."

Leonardo Boff, Casamento entre o céu e a terra. Salamandra, Rio de Janeiro, 2001.pg09

Hacia un Socialismo Nuevo La Utopía continúa

¿Qué cambios hemos experimentado en función de las lecciones que nos ha dado la historia? ¿Qué actitudes, qué acciones son de esperar hoy de una militancia socialista? Nadie nace socialista, el socialista se hace. Personalmente y comunitariamente. Hay valores referenciales, eso sí, que son columnas maestras del socialismo nuevo: la dignidad humana, la igualdad social, la libertad, la corresponsabilidad, la participación, la garantía de alimento, salud, educación, vivienda, trabajo, la ecología integral, la propiedad relativizada porque sobre ella pesa una hipoteca social.

La Utopía continúa, a pesar de todos los pesares. Escandalosamente desactualizada en esta hora de pragmatismo, de productividad a toda costa, de postmodernidad escarmentada. La Utopía de que hablamos la compartimos con millones de personas que nos han precedido, dando incluso la sangre, y con millones que hoy viven y luchan y marchan y cantan. Esta Utopía está en construcción; somos obreros de la Utopía. La proclamamos y la hacemos; es don de Dios y conquista nuestra. Con esta «agenda utópica» en la mano y en el corazón, queremos «dar razón de nuestra esperanza»; anunciamos e intentamos vivir, con humildad y con pasión, una esperanza coherente, creativa, subversivamente transformadora.

Pedro CASALDÁLIGA

Para probar si sos human@


UTOPÍAS


Cómo voy a creer / dijo el fulano
que el mundo se quedó sin utopías

cómo voy a creer
que la esperanza es un olvido
o que el placer una tristeza

cómo voy a creer / dijo el fulano
que el universo es una ruina
aunque lo sea
o que la muerte es el silencio
aunque lo sea

cómo voy a creer
que el horizonte es la frontera
que el mar es nadie
que la noche es nada

cómo voy a creer / dijo el fulano
que tu cuerpo / mengana
no es algo más de lo que palpo
o que tu amor
ese remoto amor que me destinas
no es el desnudo de tus ojos
la parsimonia de tus manos
cómo voy a creer / mengana austral
que sos tan sólo lo que miro
acaricio o penetro

cómo voy a creer / dijo el fulano
que la útopia ya no existe
si vos / mengana dulce
osada / eterna
si vos / sos mi utopía


___________________________________________
Escrito por "Mario Benedetti"
Tomado de "Praxis del fulano" del libro "Las soledades de babel"

Verdaderos Liderazgos

Verdaderos Liderazgos