miércoles, 4 de agosto de 2010

Enrique Angelelli, el buen pastor.

Por que celebramos la vida, por que seguimos soñando el país mejor que nos invitaba a construir, sin exclusiones, con paciencia, con energía, con cariño...

Hoy lo recordamos, por que para saber de él tuvimos que descorrer muchos velos que se levantaron para ocultar su mensaje, su compromiso y su profundo amor por la vida, una vida digna para todos...

Este video, que encontré hace unos días, ayuda a recuperar la siembra, a distribuir su legado, para que no sea apropiado individualmente, sino que se difunda con generosidad, la misma que el enseño en toda su vida, brindándola con una sonrisa amplia y una mano franca, poniendo un oido atento para escuchar al otro, al pueblo, a los que se llama los sin voz....

Para hacerse cargo de sus preocupaciones, de su drama y construir con ese dolor, la verdadera solidaridad, el compromiso cotidiano de ser parte, de las soluciones que se reclaman y necesitan de brazos y corazones que las pongan en marcha, que las transformen en realidades, venciendo el miedo y la injusticia...





“EL AGUA ES PARA TODOS, LA TIERRA ES PARA TODOS, EL PAN ES PARA TODOS... Y ESTO NO ES SUBVERSIÓN... YO SÉ QUE ESTO PUEDE AFECTAR INTERESES... PERO LA IGLESIA DEBE ESTAR, Y ESTÁ, PROFUNDAMENTE COMPROMETIDA CON EL DESARROLLO DEL HOMBRE.”

Esta es la primera parte de un documental de un Cordobés, nacido en 1948, Mario Bomheker, es un creador que se hizo cineasta en Alemania, adonde emigró por imperio de las circunstancias políticas generadas a partir del golpe militar de 1976, después de haberse licenciado en Cinematografía en la Universidad Nacional de Córdoba.

Tambiém es muy interesante la
nota de Washington Uranga en el pàgina12 donde cuenta como se hizo el documental.

El documental está en 5 post de 10 minutos, filmado en 1984, tiene un valor documental realmente muy importante, por la imágenes y los testimonios que dan una idea del clima de época. Todos se pueden ver y escuchar muy bien en YouTube.

"Hoy nos encontramos en una nueva fase de la humanidad. Todos estamos regresando a nuestra casa común, la Tierra: los pueblos, las sociedades, las culturas y las religiones. Intercambiando experiencias y valores, todos nos enriquecemos y nos completamos mutuamente. (…)

(...) Vamos a reír, a llorar y a aprender. Aprender especialmente cómo casar Cielo y Tierra, es decir, cómo combinar lo cotidiano con lo sorprendente, la inmanencia opaca de los días con la trascendencia radiante del espíritu, la vida en plena libertad con la muerte simbolizada como un unirse a los antepasados, la felicidad discreta de este mundo con la gran promesa de la eternidad. Y al final habremos descubierto mil razones para vivir más y mejor, todos juntos, como una gran familia, en la misma Aldea Común, bella y generosa, el planeta Tierra."

Leonardo Boff, Casamento entre o céu e a terra. Salamandra, Rio de Janeiro, 2001.pg09

Hacia un Socialismo Nuevo La Utopía continúa

¿Qué cambios hemos experimentado en función de las lecciones que nos ha dado la historia? ¿Qué actitudes, qué acciones son de esperar hoy de una militancia socialista? Nadie nace socialista, el socialista se hace. Personalmente y comunitariamente. Hay valores referenciales, eso sí, que son columnas maestras del socialismo nuevo: la dignidad humana, la igualdad social, la libertad, la corresponsabilidad, la participación, la garantía de alimento, salud, educación, vivienda, trabajo, la ecología integral, la propiedad relativizada porque sobre ella pesa una hipoteca social.

La Utopía continúa, a pesar de todos los pesares. Escandalosamente desactualizada en esta hora de pragmatismo, de productividad a toda costa, de postmodernidad escarmentada. La Utopía de que hablamos la compartimos con millones de personas que nos han precedido, dando incluso la sangre, y con millones que hoy viven y luchan y marchan y cantan. Esta Utopía está en construcción; somos obreros de la Utopía. La proclamamos y la hacemos; es don de Dios y conquista nuestra. Con esta «agenda utópica» en la mano y en el corazón, queremos «dar razón de nuestra esperanza»; anunciamos e intentamos vivir, con humildad y con pasión, una esperanza coherente, creativa, subversivamente transformadora.

Pedro CASALDÁLIGA

Para probar si sos human@


UTOPÍAS


Cómo voy a creer / dijo el fulano
que el mundo se quedó sin utopías

cómo voy a creer
que la esperanza es un olvido
o que el placer una tristeza

cómo voy a creer / dijo el fulano
que el universo es una ruina
aunque lo sea
o que la muerte es el silencio
aunque lo sea

cómo voy a creer
que el horizonte es la frontera
que el mar es nadie
que la noche es nada

cómo voy a creer / dijo el fulano
que tu cuerpo / mengana
no es algo más de lo que palpo
o que tu amor
ese remoto amor que me destinas
no es el desnudo de tus ojos
la parsimonia de tus manos
cómo voy a creer / mengana austral
que sos tan sólo lo que miro
acaricio o penetro

cómo voy a creer / dijo el fulano
que la útopia ya no existe
si vos / mengana dulce
osada / eterna
si vos / sos mi utopía


___________________________________________
Escrito por "Mario Benedetti"
Tomado de "Praxis del fulano" del libro "Las soledades de babel"

Verdaderos Liderazgos

Verdaderos Liderazgos