viernes, 17 de diciembre de 2010

La voz de los libros

Aprendió de radio y de poesía de muy pequeño. En su programa, lee literatura. “Me parece fascinante que a esta altura, alguien se ponga a oír un cuento por radio.”
Por Cristian Maldonado

El progreso debió haberse detenido cuando el hombre inventó la bicicleta. Escuchen bien esto, es de Elizabeth West: ¡El progreso debió haberse detenido cuando el hombre inventó la bicicleta!”, repite enérgico y sonriente una y otra vez en la apertura del programa. Así arranca mientras tararea la cortina. Verlo hacer El vagabundo de las estrellas es todo un espectáculo: está descalzo, parado, moviéndose, gesticulando apasionadamente a medida que lee: pura emoción frente al micrófono. Después sigue con algunas reflexiones lúcidas, irónicas, sobre uno de los acontecimientos del día en la ciudad, la inauguración del árbol gigante de Navidad en la Plaza España: “En Córdoba ya no quedan bosques, los arrasamos con las topadoras, pero todos nos amontonamos para ver cómo es el arbolito artificial de...”. Jorge Marzetti, “Chacho”, como lo llaman sus oyentes en los mensajes, es entre otras cosas locutor de Radio Nacional desde hace más de veinte años. Oriundo de Pigüé, provincia de Buenos Aires, pero afincado en Córdoba desde el ’98, propone compartir cada noche una experiencia muy particular en un “teatro mágico” desde el que suenan músicas, poemas, cuentos, novelas, pasiones, rebeldías, broncas, risas, sutilezas, silencios. Bienvenidos, pasen, lean.

-Muy buena la nota para ver que en todas partes, la vida está llena de heroísmos y mucha gente lucha por altos ideales... Otro animal de Radio que está bueno descubrir.

–¿Tenés también alguna lectura crítica respecto del gobierno nacional?
–Sí, la lectura crítica es que es un gobierno que ha agarrado la bandera de los derechos humanos de la dictadura y gracias a Néstor Kirchner y Cristina Fernández todas aquellas causas han sido y están siendo juzgadas. Lo dicen las Madres, que no hacen más marchas porque no tienen ahora ante quien resistir. Es decir, los derechos humanos de hace treinta años están protegidos y enaltecidos por el gobierno nacional que tenemos. Pero hay derechos humanos de hoy que son conculcados, generalmente en las provincias, donde les pasan las topadoras por encima a los campesinos, y esos son tan humanos como eran los rebeldes de los ’70 por quienes hoy pedimos y se está haciendo justicia. Pero hay derechos humanos que hoy son avasallados de igual manera, porque el poder es muy sagaz. El poder ya no son los militares. La tortura ya es otra. Tortura hoy puede llamarse a las fumigaciones aéreas de los campos. Es una tortura que sin embargo este gobierno no la ve. O el envenenamiento de las napas de agua por las minas a cielo abierto en Catamarca o en San Juan. Hay mucha gente que hoy está padeciendo la violación de los derechos humanos. Vimos el caso de Formosa días atrás.

–Dijiste hace poco que los estudiantes te devolvieron el entusiasmo.

–Sí, fue un despertar de quienes nosotros creíamos que no se metían en nada, que no tenían nada que ver con los jóvenes de los ’70, ni de los ’60, que eran unos dormidos, unos cómodos, que no tenían ideología y que no les importaba nada. Y sin embargo nos vinieron a demostrar que ellos fueron capaces de ver algo que nosotros no vimos, que se estaban por cargar la educación nuevamente. Con esta ley que pasó delante de los periodistas, pasó delante de nosotros en las radios, pasó por todos lados y solamente la vieron los estudiantes. Y primero empezaron con la gota que colmó el vaso, el problema edilicio, hasta que llegaron los más lúcidos y dijeron no, ma qué edificios, el problema es también político, ideológico. Nos dieron una lección.

"Hoy nos encontramos en una nueva fase de la humanidad. Todos estamos regresando a nuestra casa común, la Tierra: los pueblos, las sociedades, las culturas y las religiones. Intercambiando experiencias y valores, todos nos enriquecemos y nos completamos mutuamente. (…)

(...) Vamos a reír, a llorar y a aprender. Aprender especialmente cómo casar Cielo y Tierra, es decir, cómo combinar lo cotidiano con lo sorprendente, la inmanencia opaca de los días con la trascendencia radiante del espíritu, la vida en plena libertad con la muerte simbolizada como un unirse a los antepasados, la felicidad discreta de este mundo con la gran promesa de la eternidad. Y al final habremos descubierto mil razones para vivir más y mejor, todos juntos, como una gran familia, en la misma Aldea Común, bella y generosa, el planeta Tierra."

Leonardo Boff, Casamento entre o céu e a terra. Salamandra, Rio de Janeiro, 2001.pg09

Hacia un Socialismo Nuevo La Utopía continúa

¿Qué cambios hemos experimentado en función de las lecciones que nos ha dado la historia? ¿Qué actitudes, qué acciones son de esperar hoy de una militancia socialista? Nadie nace socialista, el socialista se hace. Personalmente y comunitariamente. Hay valores referenciales, eso sí, que son columnas maestras del socialismo nuevo: la dignidad humana, la igualdad social, la libertad, la corresponsabilidad, la participación, la garantía de alimento, salud, educación, vivienda, trabajo, la ecología integral, la propiedad relativizada porque sobre ella pesa una hipoteca social.

La Utopía continúa, a pesar de todos los pesares. Escandalosamente desactualizada en esta hora de pragmatismo, de productividad a toda costa, de postmodernidad escarmentada. La Utopía de que hablamos la compartimos con millones de personas que nos han precedido, dando incluso la sangre, y con millones que hoy viven y luchan y marchan y cantan. Esta Utopía está en construcción; somos obreros de la Utopía. La proclamamos y la hacemos; es don de Dios y conquista nuestra. Con esta «agenda utópica» en la mano y en el corazón, queremos «dar razón de nuestra esperanza»; anunciamos e intentamos vivir, con humildad y con pasión, una esperanza coherente, creativa, subversivamente transformadora.

Pedro CASALDÁLIGA

Para probar si sos human@


UTOPÍAS


Cómo voy a creer / dijo el fulano
que el mundo se quedó sin utopías

cómo voy a creer
que la esperanza es un olvido
o que el placer una tristeza

cómo voy a creer / dijo el fulano
que el universo es una ruina
aunque lo sea
o que la muerte es el silencio
aunque lo sea

cómo voy a creer
que el horizonte es la frontera
que el mar es nadie
que la noche es nada

cómo voy a creer / dijo el fulano
que tu cuerpo / mengana
no es algo más de lo que palpo
o que tu amor
ese remoto amor que me destinas
no es el desnudo de tus ojos
la parsimonia de tus manos
cómo voy a creer / mengana austral
que sos tan sólo lo que miro
acaricio o penetro

cómo voy a creer / dijo el fulano
que la útopia ya no existe
si vos / mengana dulce
osada / eterna
si vos / sos mi utopía


___________________________________________
Escrito por "Mario Benedetti"
Tomado de "Praxis del fulano" del libro "Las soledades de babel"

Verdaderos Liderazgos

Verdaderos Liderazgos