domingo, 6 de marzo de 2011

Falleció Alberto Granado, compañero de viaje del "Che"

Fuente: TELAM

Alberto Granado, amigo y compañero de viaje de Ernesto “Che” Guevara, falleció ayer en su residencia de La Habana, a los 88 años.

María Ines Carigniani, directora del Museo “Che” Guevara de Alta Gracia, Córdoba, informó que fue la propia nieta de Granado quién se comunicó con una familia de esa ciudad para anunciar la luctuosa noticia.

“Alberto tenía planeado visitar Alta Gracia en las próximas semanas. Su nieta se comunicó con la familia Gioda, a la que siempre visitaba, para darle la noticia”, sostuvo Carigniani, quién agregó que el fallecimiento ocurrió mientras Granado dormía.


En diálogo con Télam, la directora del museo manifestó su pesar y el de toda Alta Gracia, pero prefirió recordar a Granado como “un hombre muy jovial y alegre”.


Granado visitó en muchas ocasiones el museo de Alta Gracia, donde se conserva una réplica de la motocicleta que en 1952 utilizó junto al “Che” para realizar el viaje que lo llevó a conocer América Latina.


Granado, nacido en 1922 en Hernándo (Córdoba) y bioquímico de profesión, residía en la isla caribeña desde 1961 y, según el noticiero de Cubavisión, su cadáver será cremado y sus cenizas esparcidas en Cuba, Argentina y Venezuela.


El compañero de ruta del Che Guevara falleció de un paro cardiorespiratorio, según el informe citado por las agencias Ansa y DPA.


Granado y Ernesto "Che" Guevara realizaron un viaje entre 1951 y 1952 a bordo de "La Poderosa", una Norton del 39, llevado al cine en "Diarios de motocicleta", de Walter Salles (2003), travesía en la que Granado tenía entonces 30 años, y el "Che", 23.

Desde hace años Granado pronunciaba charlas en todo el mundo sobre su compañero de viaje, asesinado en Bolivia en 1967.


La nota oficial sobre el fallecimiento afirmó que el "viaje legendario" dejó "profundas huellas en ellos y fraguó una amistad que perduró más allá de los años".


"Su relación con el Che desde la temprana adolescencia de éste fue un ejemplo de sencillez y sincera amistad", indicó el noticiero.


Granado residía desde 1960 en La Habana, donde dirigió un departamento de genética hasta que se jubiló, en 1994, y vivía en una casa del barrio de Miramar junto con su esposa Delia y rodeado de su familia, formada además por 13 hijos y nietos.

El bioquímico mantenía sus deseos de viajar, según dijo en una entrevista concedida a ANSA el año pasado en La Habana: "Volvería a repetir el viaje, pero esta vez a pie. En moto pasábamos muy rápido. Eso sí, a pie no nos habríamos ido nunca de los sitios porque la gente no quería que nos fuéramos".

"Primero queríamos conocer el mundo, después lo quisimos cambiar", dijo Granado, quien consideraba al presidente boliviano, Evo Morales, sucesor del "Che".

1 comentario:

  1. En AmericaProfunda.blogsdpot.com los compas armaron un excelente post con la voz de Alberto, "el Che Granado", como lo llamó el comandante Hugo.

    http://america-profunda.blogspot.com/2011/03/alberto-granado.html

    ResponderEliminar

Si puedes comentar sin agresiones personales, si puedes aportar puntos de vista diferentes, si contribuyes a crecer, mejor. Si te enojaste, lo hablemos. Paz y Bien.

"Hoy nos encontramos en una nueva fase de la humanidad. Todos estamos regresando a nuestra casa común, la Tierra: los pueblos, las sociedades, las culturas y las religiones. Intercambiando experiencias y valores, todos nos enriquecemos y nos completamos mutuamente. (…)

(...) Vamos a reír, a llorar y a aprender. Aprender especialmente cómo casar Cielo y Tierra, es decir, cómo combinar lo cotidiano con lo sorprendente, la inmanencia opaca de los días con la trascendencia radiante del espíritu, la vida en plena libertad con la muerte simbolizada como un unirse a los antepasados, la felicidad discreta de este mundo con la gran promesa de la eternidad. Y al final habremos descubierto mil razones para vivir más y mejor, todos juntos, como una gran familia, en la misma Aldea Común, bella y generosa, el planeta Tierra."

Leonardo Boff, Casamento entre o céu e a terra. Salamandra, Rio de Janeiro, 2001.pg09

Hacia un Socialismo Nuevo La Utopía continúa

¿Qué cambios hemos experimentado en función de las lecciones que nos ha dado la historia? ¿Qué actitudes, qué acciones son de esperar hoy de una militancia socialista? Nadie nace socialista, el socialista se hace. Personalmente y comunitariamente. Hay valores referenciales, eso sí, que son columnas maestras del socialismo nuevo: la dignidad humana, la igualdad social, la libertad, la corresponsabilidad, la participación, la garantía de alimento, salud, educación, vivienda, trabajo, la ecología integral, la propiedad relativizada porque sobre ella pesa una hipoteca social.

La Utopía continúa, a pesar de todos los pesares. Escandalosamente desactualizada en esta hora de pragmatismo, de productividad a toda costa, de postmodernidad escarmentada. La Utopía de que hablamos la compartimos con millones de personas que nos han precedido, dando incluso la sangre, y con millones que hoy viven y luchan y marchan y cantan. Esta Utopía está en construcción; somos obreros de la Utopía. La proclamamos y la hacemos; es don de Dios y conquista nuestra. Con esta «agenda utópica» en la mano y en el corazón, queremos «dar razón de nuestra esperanza»; anunciamos e intentamos vivir, con humildad y con pasión, una esperanza coherente, creativa, subversivamente transformadora.

Pedro CASALDÁLIGA

Para probar si sos human@


UTOPÍAS


Cómo voy a creer / dijo el fulano
que el mundo se quedó sin utopías

cómo voy a creer
que la esperanza es un olvido
o que el placer una tristeza

cómo voy a creer / dijo el fulano
que el universo es una ruina
aunque lo sea
o que la muerte es el silencio
aunque lo sea

cómo voy a creer
que el horizonte es la frontera
que el mar es nadie
que la noche es nada

cómo voy a creer / dijo el fulano
que tu cuerpo / mengana
no es algo más de lo que palpo
o que tu amor
ese remoto amor que me destinas
no es el desnudo de tus ojos
la parsimonia de tus manos
cómo voy a creer / mengana austral
que sos tan sólo lo que miro
acaricio o penetro

cómo voy a creer / dijo el fulano
que la útopia ya no existe
si vos / mengana dulce
osada / eterna
si vos / sos mi utopía


___________________________________________
Escrito por "Mario Benedetti"
Tomado de "Praxis del fulano" del libro "Las soledades de babel"

Verdaderos Liderazgos

Verdaderos Liderazgos